minsap_cuba_grande_1Consecuente  con  este  legado  el  Concurso   Premio  Anual  de  la Salud,  constituye  el reconocimiento  más  importante  que  otorga el Ministerio  de  Salud  Pública  cada  año,  a  los  profesionales  con resultados   relevantes   en   las   investigaciones   vinculadas   a   las ciencias médicas, que en correspondencia con los Lineamientos de la   Política   Económica   y   Social   del   Partido   y   la   Revolución, aprobados   en  el  VII  Congreso   del   PCC  y  que      tributan   al cumplimiento   de  los  objetivos, prioridades  y  retos  del  Sistema Nacional de Salud.

 En tal sentido, el Ministerio de Salud Pública convoca a la XLII edición del Concurso Premio Anual de la Salud, para los trabajos científicos  terminados  en  el  período  comprendido  entre  el  1°  de enero y el 31 de diciembre de 2016.

 Tienen derecho a participar los médicos, estomatólogos, psicólogos, licenciados en enfermería, licenciados en tecnología de la salud, farmacéuticos, bioquímicos, biólogos, ingenieros, economistas, otros profesionales y técnicos que trabajen o investiguen en el campo de la salud, independientemente  del organismo o institución en el que laboren y del cual sólo deberán tener aval o consentimiento para la participación de sus trabajos en el certamen.

Los trabajos deben responder a las Líneas de Investigación siguientes:

  1. Atención primaria de salud;
  2. Salud materno – infantil, salud sexual y reproductiva;
  3. Salud del adulto mayor y envejecimiento poblacional;
  4. Salud del adulto joven y salud ocupacional;
  5. Salud ambiental;
  6. Vigilancia y lucha antivectorial;
  7. Enfermedades transmisibles, no transmisibles e introducción de nuevas líneas terapéuticas;
  8. Promoción de salud y prevención de enfermedades;
  9. Discapacidades y desarrollo de las aptitudes físicas y mentales en los niños;
  10. Adicciones, calidad de la vida y salud mental;
  11. Violencias: accidentes, conductas destructivas y autodestructivas;
  12. Calidad y seguridad del paciente;
  13. Eficiencia y economía de la salud, exportación de servicios, gestión e infraestructura;
  14. Formación de recursos humanos;
  15. Tecnología Sanitaria.

Las categorías del concurso son las siguientes:

  1. Teoría Científica;
  2. Investigación Básica;
  3. Investigación Aplicada;
  4. Innovación Tecnológica;
  5. Trabajo Científico en Educación Médica;Investigaciones de Sistemas y Servicios de Salud (ISSS);
  6. Artículo Científico;
  7. Libro.

Más información: XLII CONCURSO PAS 2017 CONVOCATORIA

Categorizado en Anual de Salud, Convocatorias por el #

Puerto_Rico-CubaPor: MSc. Danalay Consuegra Ruiz, comunicadora institucional.

Con motivo al advenimiento del natalicio de José Martí y el excarcelamiento aún dilatado del luchador Oscar López Rivera, los estudiantes de la Brigada de Solidaridad de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara realizaron un acto en reconocimiento a estos acontecimientos.

Jeremías Vázquez, presidente de la brigada, dedicó también el acto también al legado del que denominó ”Nuestro Comandante Eterno Fidel” y expresó como compromiso “…Nosotros los estudiantes cubanos nacidos en el extranjero saludamos el aniversario 164 del  natalicio de José Martí, comprometidos a seguir así como lo quería Fidel, con su tarea y sus ideas de reivindicar la dignidad humana, luchando contra las fuerzas agresoras donde quiera que estemos, solidarizándonos con nuestros hermanos de sangre, con el negro, el mulato, el criollo, el pobre, el vilipendiado, el marginado, el excluido, porque seremos los guardianes de la salud que necesita la humanidad”.

Intervino como invitado especial, el estudiante de Puerto Rico, Alberto Rodríguez Rivera, de sexto año de Medicina, quien hizo emotiva intervención y extendió su solidaridad a todos aquellos que hoy luchan por la libertad y el derecho a la autodeterminación, con especial agradecimiento a Cuba, a Fidel y a Venezuela.

Se escuchó el testimonio del Héroe de la República de Cuba, René González, quien compartió cuatro años en prisión con Oscar López Rivera, siendo este último el prisionero político más antiguo que ha existido, así mismo fue leído el poema de la estudiante Elba de la brigada y cerró con hermosos acordes, Chaveli, artista aficionada de la facultad de Medicina y presidenta de su área básica.

Fue el colofón de la emotiva reunión, la invitación a todos los estudiantes a participar en la Marcha de las Antorchas, en la noche del veintisiete.

Categorizado en Actividades, Acto, Homenaje por el #

Abarca a varios municipios y también a instituciones vinculadas con la Salud.

Se insiste en los factores de riesgo, acompañados del componente educativo a fin de erradicar patrones y hábitos incorrectos de vida, por lo que resulta de primer orden el acercamiento a la población y las transformaciones dentro de la propia comunidad con la participación activa de sus miembros.

Resulta significativo el vínculo de los municipios a estas acciones. En el caso de Camajuaní se implementan los programas educativos e intersectoriales para modificar factores de riesgo asociados al cáncer, mientras Remedios potencia las actividades que contrarresten los tumores localizados en el cuello uterino.

Por su parte Corralillo insiste en prevenir el cáncer pulmonar en una de sus áreas de Salud, en tanto Placetas y Cifuentes no descuidan aquellos detalles que favorecen las neoplasias bucales.

En este sentido se insiste en el impacto del hábito de fumar como predisponente a la enfermedad, y para ello se realiza un estudio en el instituto preuniversitario Miguel Diosdado Pérez Pimentel, de Sagua la Grande, y no falta la intervención educativa en torno al cáncer mamario en mujeres mayores de 30 años pertenecientes al consultorio médico número 6, del policlínico Mario A. Pérez, de la propia Villa del Undoso.

Propuestas de acciones educativas vinculadas a las patologías de cuello en menores de 25 años ejecutan en el policlínico 50 Aniversario, de Manicaragua, mientras la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara también influye en el plano investigativo relacionados con el cáncer.

Además de las investigaciones sobre las neoplasias, Villa Clara desplegó durante el actual año proyectos relacionados con  enfermedades crónicas no trasmisibles,

Medicina Natural y Tradicional, Adulto Mayor, enfermedades trasmisibles y en el Programa de Atención Materno Infantil, entre otras.

Fuente: Periódico Vanguardia

Categorizado en Salud por el #

Destacados científicos y profesores de la salud cubana fueron galardonados en la cuadragésima primera edición del concurso «Premio Anual de la Salud»

f0075541Los ganadores de la cuadragésima primera edición del concurso «Premio Anual de la Salud», el mayor reconocimiento que otorga el Ministerio de Salud Pública (Minsap) a los resultados científicos que ofrecen respuesta a los distintos problemas de salud del país y repercuten en el bienestar y la calidad de vida de la población cubana, fueron dados a conocer este viernes en la sede del Minsap, en un acto dedicado al legado del Comandante en Jefe Fidel Castro.

A más de 50 años desde que el líder de la Revolución Cubana asegurara que el futuro de nuestro país tenía que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia y de pensamiento, hoy ese acierto se concreta en el protagonismo de los científicos cubanos, en puntos clave del desarrollo, en especial en el campo de la salud, y la calidad de certámenes como este así lo demuestran.

El acto de premiación, donde se reconocieron numerosos profesionales dedicados con abnegación a la noble tarea de brindar salud, enseñar e investigar, fue propicio para entregar el Premio al Mérito Científico, por la obra de toda la vida, a tres trabajadores del sector con excepcionales trayectorias en el campo de la medicina y notables contribuciones al desarrollo de la ciencia en Cuba, y que constituyen un ejemplo a seguir para las nuevas generaciones de médicos.

Dicho homenaje recibió el Doctor en Ciencias Israel Borrajero Martínez, Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba, especialista de I y II grado de Anatomía Patológica, profesor titular y de mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y de la Universidad de Santo Domingo, investigador y académico titular de la Academia de Ciencias de Cuba, Jefe del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Hermanos Ameijeiras, Presidente de Honor de la Sociedad cubana de Anatomía Patológica y jefe del Grupo Nacional de la especialidad.

El profesor Borrajero Martínez, quien además es miembro de varias sociedades internacionales, cuenta con 50 publicaciones en revistas científicas médicas y es autor de dos libros; ha recibido numerosos premios, distinciones y condecoraciones, entre ellos las órdenes «Carlos J. Finlay» y «Frank País», ha participado en más de 150 eventos nacionales e internacionales, y es Presidente del tribunal permanente de grados científicos de las especialidades de medios de diagnóstico, además de presidente del tribunal para la especialidad de Segundo grado de Anatomía Patológica.

Leer más

Categorizado en Homenaje por el #

Momento en que la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara recibe la condición de Certificada, entregada por el Ministro de Educación Superior Dr. Rodolfo Alarcón Ortiz (Foto de archivo)

Momento en que la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara recibe la condición de Certificada, entregada por el Ministro de Educación Superior Dr. Rodolfo Alarcón Ortiz (Foto de archivo)

Lejos estaba de imaginar aquel grupo de soñadores que la noche del 21 de noviembre de 1966 se reunieron en una pequeña aulita del único hospital clínico quirúrgico existente en Santa Clara, para concretar el sueño de crear la Escuela de Medicina de Las Villas

Villa Clara.—Lejos estaba de imaginar aquel grupo de soñadores que la noche del 21 de noviembre de 1966 se reunieron en una pequeña aulita del único hospital clínico quirúrgico existente en Santa Clara, para concretar el sueño de crear la Escuela de Medicina de Las Villas, que cinco décadas después, lo que fuera una utopía se convertiría en una realidad tan palpable, sin la cual no podrá escribirse la historia del sistema de salud en la región central de Cuba.

Aquel día, los 86 alumnos que empezaron el primer curso para formarse como profesionales de la salud, iniciaban un largo y complejo camino, de donde emergerían los futuros galenos, estomatólogos, enfermeros y tecnólogos encargados de suplir el vacío dejado por quienes abandonaron el país tras la alborada del Primero de Enero de 1959.

Muchos de los sobrevivientes de aquella histórica jornada, no olvidan las ideas expresadas por el excelso profesor, doctor Ricar­do Jorge Oropeza, alma de aquel atrevimiento, quien al pronunciar las palabras de apertura, auguró que de aquel acto fundador saldrían los retoños que se encargarían de materializar los sueños de Fidel, expresados con meridiana claridad durante el juicio del Moncada.

Fue la de Las Villas la tercera escuela en fundarse, luego de La Habana y Santiago de Cuba, y en la cual el doctor Oropeza laboró sin descanso entre los años 1961 y 1966 para concretar la organización de las condiciones para los futuros estudios de Medicina en Santa Clara, trabajo definido como Plan Marta Abreu, denominación relacionada con el nombre de la pres­tigiosa Universidad Central a la que pertenecería dicha insti­tución.

Durante años de duro bregar, de sus aulas emergieron muchas de las luminarias que hoy prestigian la salud pública en las provincias de Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus, e incluso en otras regiones del país y del mundo, quienes hoy, desde los hospitales Arnaldo Milián, Camilo Cienfuegos, Gustavo Aldereguía o el cardiocentro Ernesto Che Guevara, entre otras instituciones, demuestran el valor que tuvo aquella idea precursora.

SEMILLA QUE GERMINA CON CRECES
Cincuenta años después de haberse concretado aquel acto creador, suman más de 26 200 los egresados de la Escuela de Medicina de Las Villas y su continuadora la Universidad Médica doctor Serafín Ruiz de Zárate Ruiz de Villa Clara, a través de sus 48 graduaciones.

De los egresados, 3 568 llegaron procedentes de 60 naciones del llamado Tercer Mundo, de países tan disímiles como Pakistán, Nicaragua, El Salvador, Argentina, Angola o Sudáfrica, entre otros, según detalla el actual rector de la universidad villaclareña, doctor Frank Quintana Gómez.

Otra de las conquistas de la institución, según el directivo, es haber logrado la categoría superior de Acreditación, éxito alcanzado tras rigurosas evaluaciones realizadas por la Junta Nacional del Ministerio de Educación Superior, además de tener las carrera de Medicina y Estomatología también certificadas.

Asimismo, destaca el quehacer científico e investigativo del centro, vinculado a proyectos relacionados con la medicina regenerativa, la genética, las malformaciones congénitas, el infarto agudo del miocardio, los trastornos del sueño y la salud bucal, entre otras patologías que son estudiadas por los experimentados profesionales y estudiantes de dicha institución.

Loable resulta también el vínculo de la Universidad de Cien­cias Médicas villaclareña con la comunidad, hasta donde extiende su accionar, en su objetivo de formar un trabajador de la salud comprometido con los problemas de su tiempo, con prioridad para la medicina preventiva como les enseñara Fidel, refiere el doctor Frank Quintana.

Y si de orgullo se trata, uno de los mayores es poder contar entre sus titulados con miles de profesionales que han prestado sus valiosos servicios en regiones tan distantes como Pakistán, Sudáfrica, Mozambique, Angola, Nicaragua o Guatemala, por solo citar algunos ejemplos, países donde han desafiado terremotos, guerras y epidemias como el ébola o la fiebre amarilla.

Fuente: Granma.cu

DSC_4105Por: MSc. Danalay Consuegra Ruiz (comunicadora institucional)

La desaparición física del Comandante de la Revolución Cubana conmocionó a su pueblo. “Revolución, es sentido del momento histórico”  –nos enseñó el  Comandante -,  4671 firmas de estudiantes y trabajadores fueron recogidas en el libro que patentaba el compromiso moral de estos con el insigne concepto, que gana en el contexto actual más vigencia que nunca. “Ya no está el Comandante entre nosotros, ahora hay que defender su legado”, decían y lucían pequeños lazos negros en el lado del corazón.

“Yo soy Fidel”, frase repetida en todo el país y en el cortejo de sus restos;  los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas tuvieron el altísimo honor de ser  seleccionados para esperar la caravana en el Conjunto Escultórico “Ernesto Guevara” e hicieran las exequias al Jefe. Con unas actitudes ejemplares y emocionados, 600 estudiantes custodiaron la Plaza, la historia  volvía a reunir a dos de sus más grandes y queridos Comandantes y Santa Clara, por última vez.

La conocida “Plaza del Che”,  escenario de una velada artística y patriótica fue concurrida por una buena parte del pueblo santaclareño, que encontró réplica en la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, y en las de todo el país, en una vigilia histórica y patriótica.

Aficionados del movimiento estudiantil  de Ciencias Médicas, estuvieron en la vanguardia de la velada,  fueron seguidos por más de un millar de estudiantes y profesores que hacían improvisados coros y que se fueron sumando hasta reunirse con no menos  de 3 mil, quienes partieron luego hacia su punto de espera y despedida de la caravana que llevaba los mortales restos.

Emotiva e inolvidable fue esa noche, no solo por las manifestaciones de cariño, agradecimiento y respeto de todos los presentes, también porque saben que el compromiso con el concepto Revolución de Fidel firmado en los dos días anteriores, encontraba su máxima expresión al estar en su presencia.

Nadie pasó lista, ni preguntaron de qué grupo eran, solo sabían de una convocatoria para estar presentes. Emocionaba ver a los jóvenes replegados en toda la universidad esperando la orden de partida y cansados, esperar al borde de la carretera desde las  4:00 de la madrugada. No sobró espacios en los transportes, ni en la carretera, solo quedó el susurro de la madrugada en la Universidad.

Allí estaban los heraldos del futuro en los que Fidel puso toda su confianza. “No lo defraudaremos decía el libro de condolencias”, “cuente con nosotros”, “Comandante en Jefe, ordene”.

Y yo soy solo otra protagonista, que vio para contar.

 

Nosotros, los estudiantes cubanos nacidos en el extranjero, nos vemos en la necesidad de pronunciarnos ante el acontecimiento de la perdida física,( ¡mas no su muerte!, porque como dijo Martí ‘¡morir por la patria es vivir!’) de nuestro eterno comandante en jefe Fidel Castro Ruz, líder indiscutible del ejercito de batas blancas, el cual integramos gracias a su labor creativa para llevar la salud, la educación y la formación de valores humanos, como bandera de lucha, a todos los rincones del mundo.

Nuestro sentimiento no es solo de tristeza, no es solo de consternación, sino que, a la vez lo tomamos como otra victoria más de este gran ser humano que a pesar de todas las acusaciones, calumnias e intentos de asesinato, ha culminado su ciclo de vida solo cuando la naturaleza determino que así sea. Hecho que para sus más acérrimos contrincantes deja mordiendo sus bífidas lenguas impregnándolas de su propio veneno, dejando un resquemor en quienes han intentado destruir su persona, y con ella, su ideario y la revolución cubana triunfante.

Son innumerables las acciones que este ser, junto con el apoyo de ustedes, su pueblo, han logrado soslayar las barreras que, denigrándonos como seres humanos, ha impuesto desde siempre, el sistema capitalista. Acciones que reivindican la dignidad de todo pueblo oprimido y sojuzgado bajo el yugo monopólico de quienes han intentado dominar la soberanía e independencia de nuestros pueblos.

Cuba y su revolución es, para nosotros, un ejemplo de resistencia y lucha a seguir en nuestro camino hacia la segunda y definitiva independencia de nuestros pueblos. Desde las diversas profesiones en las que nos estamos formando aquí, hemos logrado incorporar todos los valores humanistas, internacionalistas y solidarios que nos han transmitido desde el primer momento en que pisamos tierra cubana libre y socialista. Valores que nos han permitido fundar nuestras propias trincheras y a las cuales defenderemos incansablemente ante cualquier medida o accionar injusto que atente contra nuestros pueblos.

Aquí y ahora determinamos nuestro compromiso eterno con los valores éticos y morales revolucionarios que llevaremos como bandera a los lugares en donde nos toque enfrentar las dificultades que asedian a nuestros pueblos. Nuestro deber, indudablemente, será para reivindicar la dignidad humana que merece cualquier hombre y mujer, hasta en los más intricados y remotos lugares del mundo. Somos soldados en este ejercito de batas blancas, estamos dispuestos a luchar cualquier batalla a la cual seamos llamados a enfrentar y triunfar, con el objetivo de intentar vencer esta guerra contra la muerte contra la tristeza y el desamparo, para ganarnos el derecho de los abrazos de la gente y vestirnos del color más puro, habría que bordarse en la sien la palabra incansable del maestro, ese que ignora el mal tiempo y la escasez, ese que se ubica en otro plano que llega cada día con el sol a cuestas a extender su mano milagrosa, a llenarnos los corazones de experiencias, ese maestro firme como un soldado que sobrevive a expensas de la propia vocación, que distingue una sola raza, la humana, para llamarnos veteranos, después de todas las batallas, para ser condecorados por las historias pasajeras, para marchar desafiando el tiempo en este ejercito de batas blancas, habría que darse cuenta que, como embajadores sacrosantos, después de dar tanto al final de la jornada, solo nos resta, seguir dando…

¡VIVA NUESTRO COMANDANTE ETERNO!        

¡VIVA LA REVOLUCION CUBANA!                         

¡PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!

Categorizado en Conmemoraciones, Homenaje por el #

Ni masoquistas, ni merecedoras de violencia. La dominación patriarcal debe cesar, porque las mujeres en tanto seres humanos estamos en igualdad de condiciones

Fotos: Anabel Díaz e internet

De las voces más autorizadas para abordar la violencia de género, la socióloga y profesora universitaria Clotilde Proveyer afirma que, al margen de los cambios producidos en el país en beneficio de las mujeres, aún estos no son suficientes para desmontar el patriarcado, una cultura milenaria que todavía en nuestros días “goza de muy buena salud”, según su propio decir.

Este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer —desde hoy y hasta el próximo 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, se celebran 16 días de activismo contra la violencia de género—, CubaSí consideró oportuno esclarecer algunos elementos que aún con el paso del tiempo y el camino recorrido se desconocen y, por tanto, muchas veces las mujeres no están en condiciones de defender sus derechos.

 

Visibilizar el tema, colocarlo en la agenda pública, y desnaturalizar aquellas conductas machistas que todavía laceran es el objetivo de este diálogo con Clotilde Proveyer, quien ha dedicado, prácticamente, todo su desempeño profesional a esclarecer, enseñar, y a fomentar una actuación ciudadana libre de este flagelo, que la mayor parte de las veces pasa desapercibido y solapado.

En la medida en que me fui adentrando en el problema —señaló la especialista— fui entendiendo la importancia de estudiarlo y, desde la ciencia, aportar luces para tratar de modificar esta situación en nuestro país.

En sus clases, conferencias e intervenciones usted ha dicho que la violencia de género es estructural. ¿Podría explicar qué quiere decir este concepto?

“Cuando se habla de la violencia estructural me refiero a la violencia que está anclada en el tejido social, en las relaciones, en la estructura de la sociedad. Cuba es una sociedad patriarcal y aunque se han producido muchos —y muy importantes— cambios en la situación de las mujeres como grupo social y en las relaciones entre los géneros, estos aún no son suficientes para derribar el patriarcado como sistema de dominación”.

 

¿Qué hace falta para desmontarlo?

“Los medios de comunicación tienen un papel fundamental, la familia, la escuela, en aras de visibilizar el problema, denunciarlo, desnaturalizarlo; pues la gente lo percibe como parte de las relaciones sociales. De ahí, que muchas veces las conductas violentas no se consideren como tal.

“La familia cubana sigue siendo asimétrica, con una estructura muy jerarquizada donde el hombre es el proveedor, dice la última palabra, es el jefe.

“La reproducción de esa cultura se produce de manera espontánea, a través de la socialización de género. Los medios de comunicación siguen reproduciendo los roles de subordinación. Es decir, la mujer para cuidar a los hijos, a los enfermos, para ocuparse de la gerencia doméstica, por decirlo de alguna manera. En tanto, el hombre para ejercer el poder.

“Así, desmontar estas creencias presupone hacerlo en la familia, en las relaciones de pareja, en los textos escolares. Los medios no deben seguir representando estereotipos de que la mujer es para el espacio privado y la vida doméstica, para cuidar a otros, para ser madre antes que ser mujer.

“Esto tiene una connotación degradante cuando ella escoge realizarse como profesional. Pareciera que está cometiendo un pecado si pospone la maternidad y no quiere tener hijos, si desea tener una relación de pareja basada en la equidad y no en la subalternidad.

“En nuestro país, según estudios e investigaciones, cuando las mujeres rompen este patrón —es decir, apuestan por una pareja con equidad y lo tratan de lograr— a veces sucede que el hombre tiende a buscar una compañía más tradicional. También ocurre que cuando ellas llegan a ocupar espacios de poder —generalmente masculinos— terminan por estar solas, y si no están divorciadas es muy seguro que cuenten en la retaguardia con otra mujer que asuma por ella las funciones del hogar.

“Nosotros, en este sentido, somos de los países que hemos tenido grandes avances, pero eso debe ir acompañado de un imprescindible cambio cultural, pues las leyes y las políticas por sí solas no modifican la cultura. Necesitamos acciones que trasciendan las campañas, los programas de televisión, las asignaturas en los currículos. Todo debe concebirse como un proceso sistémico”.

¿No sería más cómodo hablar de violencia contra la mujer, pues muchas personas no conocen el término de violencia de género?

“Ciertamente, violencia de género es más académico, lo que pasa es que el término, el concepto, se ha desarrollado para que quede claro que no se trata de cualquier violencia, sino de aquella que se ejerce por motivos de género.

“Es la violencia del patriarcado para mantener la dominación masculina en la sociedad. No hace falta ningún motivo especial, no hace falta que la mujer trasgreda leyes, es suficiente con que sea mujer. Para desencadenarla cualquier motivo es válido y ninguno la justifica. Por eso es que no se puede confundir con cualquier otro tipo de conducta de este tipo”.

Profesora, también puede ocurrir que una mujer ejerza violencia contra un hombre…

“De todo hay en la viña del señor, puede haber casos. Por ejemplo, está demostrado internacionalmente que en un universo de cien parejas, hay un 23 % ó un 24 % donde hay violencia cruzada, están más o menos en igualdad de condiciones. Si uno agrede el otro responde; interactúan los roles de víctima y victimario. Aquí no hay disputas por relaciones de poder.

“También hay un 1% de parejas, en la que la mujer agrede al hombre; ella ocupa una posición de superioridad frente al otro, y ahí es ella la que maltrata”.

¿Eso es violencia de género?

“Bueno, puede ser, pero no se ejerce porque yo sea la mujer y tú seas el hombre como se ejerce la violencia de género. La mujer puede en un momento, ante una determinada situación, convertirse en agresora, de acuerdo a sus características personales. Ahora, en el otro 76 % ó 75 % las mujeres son las víctimas y los hombres los maltratadores por motivos de género, solamente por el hecho de ser mujer.

“Cuando ella es violenta la inmensa mayoría de las veces es como respuesta, de última instancia, a una cadena de maltratos que ha recibido. Por lo tanto, casi siempre es una violencia reactiva, de sobrevivencia. `Te mato o me matas`. De eso hay constancia en estudios penales. Aquellas que están presas por haber cometido asesinatos contra sus parejas, o por haberles producido lesiones graves, son como consecuencia de recursos de última instancia.

“Ahí está el documental Consecuencias. Si ves las entrevistas veras que todas te dicen `al principio era una maravilla`. Seguro que eran violentadas igual, pero como estaban en el mito del amor romántico todo lo veían como muestra de amor. `Es celoso, pero me quiere`, `es posesivo porque yo soy su todo`.

“Ese es un proceso que se instala poco a poco. Por otra parte, debemos tener claro que, justamente, en la socialización de género, la familia nos prepara, nos enseña, a ser tiernas, cuidadosas, cuidadoras de los demás, a vivir en una relación de pareja.

“Además, hay estrategias de dominación de violencia que son imperceptibles. `No te puedes cortar el pelo porque a mí no me gustan las mujeres con el pelo corto`. Eso es violencia. No es lo mismo que digas: `¡Qué lindo te queda el pelo largo, me gustas más así, pero tú decides`. Ahí no hay coacción, porque la violencia es toda forma de desequilibrio de poder que presupone la imposición de la voluntad, en este caso del hombre, de una manera abierta o encubierta.

“Hay mujeres que en las entrevistas me han dicho expresiones como esta: `El día que un hombre se atreva a levantarme la mano hasta ese día…`. Sin embargo, son víctimas de una violencia cotidiana horrorosa, pero no la perciben porque sienten que ese es su rol, su responsabilidad, su función.

“La gama de las violencias es tan infinita como víctimas y victimarios hay. Hay formas sutiles, simbólicas, que se manifiestan en el lenguaje, en los significados culturales, que las mujeres no identifican por la falta de visibilización que hay en la sociedad”.

Una mujer maltratada, ¿qué debe hacer, ¿dónde acudir?

“Estamos haciendo muchas cosas, pero resultan insuficientes. Contamos con lugares donde la mujer puede ir, pero muchas veces no funcionan adecuadamente, ni el personal tiene toda la preparación.

“Por ejemplo, hemos capacitado a policías, pero no todos están preparados. Tampoco existen protocolos de atención, una especie de guías, indicaciones, normativas, que señalen qué hacer en estos lugares, ya sea en las estaciones de la PNR o en los hospitales, cuando lleguen mujeres maltratadas.

“El médico tendría no solo que hacer la sanidad de lesiones, sino debería derivar a esa mujer hacia otros servicios. Eso es lo que nos está faltando, porque contamos con las instituciones.

“Hay muchas Casas de la Mujer y la Familia donde el personal está preparado. De hecho, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) ha elaborado un conjunto de indicaciones para ayudar a una mujer maltratada. No obstante, en algunos de estas entidades se labora con poco personal, con voluntarias que no tienen las capacitaciones necesarias.

“Por tanto, estamos urgidas, de que una institución del Estado sea la que asuma la coordinación de la atención y de la prevención, porque contamos con los servicios y con las instituciones. Mas no podemos continuar trabajando de una manera aislada. Las mujeres tienen derecho a buscar ayuda, pues esta resulta imprescindible para salir del círculo de la violencia”.

 

Cubasi

Categorizado en ucmvc por el #

20161121_103158Por: Enrique Moreno

Con un emotivo acto, la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara celebró este lunes el 50 aniversario del inicio de la docencia médica en la provincia.

La actividad contó con la presencia del Dr. Frank Quintana Gómez, Rector de esta Casa de Altos Estudios, el Dr. Rafael Machado, fundador de la antigua Escuela de Medicina de Las Villas, entre otros profesionales de la salud, profesores y estudiantes.

A nombre del claustro de la Universidad Médica de Villa Clara, su Rector Frank Quintana Gómez afirmó que la noche del 21 de noviembre de 1966 se logró la concreción de un sueño compartido por muchos: la creación de la Escuela de Medicina de Las Villas.

“Luego de 48 graduaciones y más de 26 mil egresados, la Universidad exhibe una imagen madura. Es una institución acreditada y certificada tras rigurosas evaluaciones por la Junta de Acreditación Nacional del Ministerio de Educación Superior. Muestra con orgullo a su carrera de Medicina también certificada por dos etapas consecutivas y la de Estomatología que logró convertir en su segunda evaluación la certificación en excelencia”, agregó el Dr. Frank Quintana Gómez.

Por su parte, Anabel Treto de la Paz, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), destacó que medio siglo ha transcurrido desde la primera clase de Medicina en la región central del país pero las metas de los educandos siguen intactas en formarse como profesionales de la salud preparados y comprometidos con su deber social.

En el acto, los asistentes visualizaron un material sobre el quehacer del centro de Educación Superior en las últimas décadas y el testimonio de graduados extranjeros y pacientes de las instituciones de salud villaclareñas. A su vez, el estudiante Larry Medina dio lectura a un mensaje del médico cubano Magdiel Rodríguez Labrada, colaborador en la República de las Seychelles en el continente africano, con motivo de la efeméride.

“Para algunos el paso por la Universidad es el camino en la superación y lograr objetivos profesionales. Para mí fue y sigue siendo la casa de todos, la casa donde están en muchas habitaciones los mismos padres. Esos que nos vieron gatear, correr y hoy nos dejan volar. Pero siempre contentos cuando saben qué ha pasado con sus hijos y cuáles son los nuevos logros. Creo, sin temor a equivocarme, que uno de los mayores valores que la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara sembró en mí es el amor a mi Patria, a mi Cuba”, precisó este médico internacionalista.

Entre las palabras de egresados, las nuevas generaciones y la compañía del claustro fundador y contemporáneo, la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara “Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz” festejó su 50 aniversario. En la actualidad, se forman en sus aulas estudiantes cubanos y de varias naciones del Planeta.

Fuente: CMHW

Categorizado en Actividades, Conmemoraciones por el #

Tomado de Vanguardia

medicina-estudiantesLa Universidad Médica de Villa Clara arriba, este 21 de noviembre, a sus cinco décadas en la formación de profesionales de la salud.

Para muchos ha sido un reloj indetenible en medio de su cabalgata, otros prefieren los recuerdos entre esas evocaciones matizadas por alegrías, tristezas, avances, y tropiezos entrelazados por la historia, pero lo cierto es que aquella pequeña escuela de medicina que, el 21 de noviembre de 1966, fraguaba sus sueños en la región central se ha transformado en el Alma Máter destinada a la formación de galenos, estomatólogos, personal de enfermería y tecnólogos de la Salud de algunas provincias cubanas y de buena parte del mundo.

Ya suman cinco décadas, y en hora de recuento la principal reverencia la tienen aquel restringido número de luminarias que, reunidas en una estrecha aula del único Hospital Clínico Quirúrgico existente en Santa Clara en aquellos momentos, decidieron compartir lo abrupto del camino a fin de consolidar la enseñanza médica.

El tiempo, el implacable hace que muchos de sus fundadores ya no estén, que quizás en alguna página amarilla se encuentre que le correspondió al doctor Ricardo Jorge Oropesa pronunciar las palabras de apertura de aquel acto marcado para algunos con los signos de una pura utopía, mientras otros daban la espalda o abandonaban la Patria en busca de nuevos horizontes.

Pero la perseverancia pudo más que las más implacables tempestades. Sin dudas, se abrían las puertas al universo del saber desde el Hospital Viejo de la calle Cuba a cargo de bisoños que, según cuentan eran 86, y orientaban sus vidas al futuro para sembrar la prometedora semilla.

Así prende una historia apoyada, quizás, en los versos del poeta español Antonio Machado entre esos caminantes que hicieron la senda al andar, y que poco a poco vieron como aquella idea germinaba y se hacía robusta.

Los años pasan, y ahí están los resultados en el campo de las investigaciones vinculadas a proyectos de primera línea en cada época. Por ello los aportes al bienestar poblacional en las diversas aristas de la genética, las malformaciones congénitas, la profundización en torno al infarto agudo del miocardio, el riesgo obstétrico y su influencia en la mortalidad materna e infantil, sin obviar cuán importante es preservar la salud bucal o contrarrestar las sepsis o infecciones intrahospitalarias, entre otros perfiles en los que interactúan experimentados profesionales y estudiantes de primera fila.

Ello demuestra que la hoy Universidad de Ciencias Médicas villaclareña (UCM) Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz, va más allá de la docencia para insertarse en universos que admite hasta las consultas a los pacientes dentro de los marcos institucionales con vistas a mejorar la calidad de vida de quienes tienen todo el derecho a prolongar su existencia.

A través del tiempo su claustro ha sido protagonista de numerosos cambios para diseñar el tipo de médico que se persigue y necesita la sociedad. Baste recordar el Destacamento de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay cuya primera graduación durante el curso 1987-1988 respondía al médico general básico.

Tampoco han faltado las transformaciones en los programas de estudio, en los perfiles de cada carrera que, a base de mucho trabajo, contribuyeron a que la UCM alcanzara la categoría superior de Acreditación como antesala para transitar hacia la excelencia.

Ello representa un salto cualitativo influyente en la formación de profesionales de alta competencia que garantiza el alcance y repercusión social de la docencia médica en el territorio, a nivel del país y en otras naciones.

Vale entonces la referencia a los más de 26 200 egresados de sus aulas desde el curso 1968-1969 en sus 48 graduaciones. De ellos, 3 568 extranjeros procedentes de 60 naciones, entre las que despuntan Pakistán, Nicaragua, El Salvador y Argentina.

En medio de todo no se puede olvidar el carácter ético y humanista de los que un día optaron por la cura del próximo con la prestación de servicios en los lugares más intrincados del archipiélago o en otras latitudes que han necesitado las bonanzas del personal de Salud ante los diversos holocaustos del mundo, o simplemente en respuesta a la solidaridad internacional.

Muchas son las razones que pudieran incluirse en esta historia cuando ya otras provincias cuentan con sus respectivas universidades, pero —a mi juicio— la principal es el agradecimiento a todos aquellos bisoños que un día abrazaron la divina «locura» de refugiarse en los buenos instintos del Alma Máter, seguidos por quienes a través de las generaciones, auscultan el pulso de la vida desde el centro de Cuba./ Ricardo R. González, de Vanguardia.

Leer más

Categorizado en Conmemoraciones por el #