En una carta enviada al mandatario, la organización para el Intercambio Educacional y Científico Cuba-Europa (Ceese, por sus siglas en inglés) advirtió sobre el impacto de este tipo de medidas, concebida por la Casa Blanca para arreciar la presión financiera contra naciones soberanas.

Más que a gobiernos, estas acciones dañan severamente a los pueblos, en especial a los niños, lo cual hemos demostrado en investigaciones junto a colegas de Italia y del Reino Unido, refleja la misiva firmada por el el médico y profesor neerlandés Paul Jonas, quien la compartió con Prensa Latina.

Los especialistas publicaron en 2021 en la Britsh Medical Journal un estudio titulado “Las sanciones económicas a los países son armas indiscriminadas y deberían prohibirse”.

El experto en atención primaria del Centro Médico de la Universidad de Leiden y secretario de la Ceese instó a nombre de sus colegas al presidente Biden a prestar atención a la referida pesquisa.

«Esperamos que usted constate los resultados de nuestra investigación, porque siempre afirma apoyar y proteger al pueblo cubano», subrayó.

Cuba regresó a la unilateral lista de países patrocinadores del terrorismo en enero del 2021, a solo unos días del fin del mandato del presidente Donald Trump, como parte de su política de recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la isla hace más de seis décadas, cruzada mantenida por Biden.

La carta alerta que con la presencia de la nación antillana en esa lista, el gobierno estadounidense perjudica a su propio pueblo, al obstaculizar la cooperación científica entre instituciones de ambos países.

Jonas recordó que durante la batalla contra la pandemia de la Covid-19 Cuba desarrolló vacunas que pudieron probarse y aplicarse en el país norteño, donde la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 dejó más de un millón de fallecidos. Asimismo, los profesionales de la salud integrados a la Ceese rechazaron que la hostilidad de Washington afecte el intercambio médico y científico entre instituciones europeas y de la isla, en un ejemplo del alcance extraterritorial del bloqueo.

¡Alerta, ya se práctica el vientre de alquiler en Cuba!, nos dicen algunos medios, incluso algunos alternativos. Leemos, además, una “noticia” de impacto: un cantante español estaría a punto de ser padre de un bebé gestado por una mujer cubana. ¿Verdad, mentira?

Estamos al habla con Yamila González Ferrer, diputada y feminista cubana, vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, miembro de la Comisión Redactora del Código de las Familias de Cuba y del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de Naciones Unidas, para dar un poco de luz a este asunto.

Preguntamos a la abogada si la llamada gestación solidaria, aprobada dentro del nuevo Código de las Familias de Cuba, es lo mismo que el “vientre de alquiler”, si tiene algo que ver o si no tiene absolutamente nada que ver. Afirma que el vientre de alquiler no solo no existe en Cuba, sino que está penado en el Código Penal. Y que la gestación solidaria es algo completamente diferente: no puede existir pago ni interés económico alguno, y está completamente blindada por controles médicos, legales, judiciales y penales. “Los controles legales y médicos blindan toda posibilidad de que exista vientre de alquiler en nuestro país” y “explotación del cuerpo de las mujeres”, sentencia.

Y detalla cada uno de los controles establecidos. Subraya que la gestación solidaria solo se podrá ejercer por motivos altruistas y solidarios; entre personas con vínculos familiares o afectivamente cercanos, probados y de larga data; con edad superior a los 25 años; siempre que se hayan agotado o fracasado otras técnicas de reproducción asistida, si hubiera posibilidad de ellas; y por una única vez. En la gestación solidaria la mujer gestante no aporta el óvulo, y si esto es así ya no se considera gestación solidaria. Y la aceptación por parte de la mujer gestante no elimina su derecho constitucional a la interrupción del embarazo, de manera segura y gratuita, nos explica.

Interpelamos a la jurista cubana sobre la preocupación y crítica, desde algunos sectores de izquierda y feministas, de Europa por ejemplo, que muestran su rechazo a la gestación solidaria aprobada en Cuba, porque dicen que, aun con todas las garantías, sigue significando también explotación del cuerpo de la mujer. Yamila hace un llamado al movimiento feminista internacional al debate y la discusión, respetando opiniones diversas, sobre estos temas. Pero enfatiza el contexto muy particular de Cuba, donde “la salud es exclusivamente pública, estatal, y los servicios de reproducción asistida son parte del sistema público de salud, no existiendo clínicas privadas de ningún tipo”. Por ello los controles médicos y legales tienen absolutas garantías.

Para el proceso de la gestación solidaria se debe realizar una escritura notarial, firmada por la gestante y las personas comitentes; y luego el estudio y la aprobación de un tribunal, que homologará dicho consentimiento, así como el cumplimiento estricto de todos los controles médicos y legales.

¿Es cierta esta “noticia”? “Cantante español VIP y su novio tienen hijo por vientre de alquiler en Cuba”

Leemos a la entrevistada el siguiente titular: “Cantante español VIP y su novio tienen a su hijo Xavier por vientre de alquiler en Cuba”. Y continuamos: “Es una práctica ilegal en España pero permitida en otros países, como los EEUU o Cuba”. Le preguntamos si hay algo de verdad en lo que le acabamos de leer y qué es lo que realmente puede ocurrir en este caso, si es que no es cierto lo que leemos.

La abogada descarta, con rotundidad, que sea un caso de “vientre de alquiler” que, como ya ha explicado, es completamente imposible en Cuba. También descarta la gestación solidaria porque, además de todo lo señalado, en la propia “noticia” se indica que la gestante ha puesto su propio óvulo.