La Columna del Editor

Inicio > Del Editor

Les invito nuevamente…

Hemos despedido el Año Viejo 2019, y al mismo tiempo, le hemos abierto la puerta al Nuevo 2020. Cumplo entonces con mi primera obligación como Editor del sitio en escribir estas líneas y compartir con ustedes impresiones y visiones en el tránsito entre los dos años.

El 2020 puede hacer las delicias de los numerólogos y los cabalísticos por la simetría que encierra, más allá de las promesas inherentes a nuevas oportunidades, y el hecho de ser, además, bisiesto. Pero no es el significado implícito (o adjudicado) de un número lo que pueda hacer la diferencia. El contenido que rellena un año en la vida de una organización es solo el resultado de una construcción humana, y es por ello que lo que definirá al nuevo año será la suma de nuestros logros y aspiraciones.

El año 2019 fue un año intenso en la existencia de la Sociedad Cubana de Nutrición Clínica y Metabolismo, enfrascada (como siempre lo hace) en su perfeccionamiento continuo, la continuidad de sus líneas de desarrollo, y el arraigamiento de la presencia y la actuación de los nutricionistas en los distintos escenarios de la prestación de salud. El 2019 también fue el año de la celebración de nuestro Congreso Nacional (que a la vez fue Internacional) en la bella, señorial y galante ciudad de Camagüey; y de la realización de los cursos propietarios de la Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo (FELANPE) como el CINC y el CNP.

No revelo secretos (ni descubro el agua tibia ni reinvento la rueda) para decir que el año 2019 fue marcado por retos y adversidades de todo tipo. Tampoco despertaré animadversiones, ni tormentas ni malas interpretaciones al decir que en un momento dado pesaron más nuestros tropiezos, falencias y errores de comunicación e interpretación. Y tal vez esa sea la lección que nos deja el 2019: las adversidades siempre existirán por cuanto el aseguramiento continuo en el tiempo de los cuidados nutricionales del enfermo y sus familiares implica en sí mismo un desafío permanente a convenciones y mentalidades hoy sin asidero, pero es nuestra actuación, la capacidad nuestra de armar consensos y concertar alianzas, nuestro propósito de trabajar unidos, lo que hará la diferencia necesaria.

De cara al 2020, junto con la continuidad de los proyectos de desarrollo de la Sociedad, tendremos también la conducción y culminación de proyectos de alcance nacional como el Día de la Nutrición en Oncología (éste auspiciado por la FELANPE) y el Estudio de Nutrición en Hospitales Pediátricos. Y como punto de cierre, la celebración del XVII Congreso Latinoamericano de Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo en la ciudad de Guayaquil, la perla del Pacífico ecuatoriano.

Dicho lo anterior, solo me queda convidarlos a trabajar sin descanso, con la recompensa prometida del agradecimiento silencioso de los depositarios de nuestros esfuerzos y desvelos.

Espero que les sea útil.

Con mis mejores afectos,

Dr. Sergio Santana Porbén
El Editor

¡FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO Y MEJOR AÑO NUEVO 2020 PARA TODOS!