Aunque siempre ha estado asociado con la pubertad y la adolescencia, la prevalencia del acné ha aumentado entre los adultos y, de manera especial, entre las mujeres.
98612_acne-cicatricesDiferentes estimaciones indican que un 45 % de las mujeres siguen mostrando signos de acné pasados los 20 años de edad, un 26 % entre los 20 y los 30 años y un 12 % entre los 30 y 40 años, disminuyendo significativamente a partir de los 45 años.
Son cifras puestas sobre la mesa por la doctora Aurora Guerra, jefa de Sección del Servicio de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, durante las IV Jornadas en Dermatología para Atención Primaria de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) celebradas recientemente en Ávila.
La dermatóloga -que ha sido la encargada de profundizar en estas Jornadas en el tratamiento del acné desde el primer nivel asistencial- señala que, por experiencia propia, cada vez hay una mayor tasa de mujeres adultas que tienen acné, que puede ser hasta los 45 años. “Mujeres que incluso no han tenido acné en su adolescencia y que les aparece a partir de los 20 años de edad”. La Dra. Guerra apunta que, aunque puede deberse a su forma de vida (estrés), “lo que sí está claro que influye es un desequilibrio hormonal que a veces no se ha diagnosticado previamente”. Así mismo, muchas de las pacientes con acné tienen un ovario poliquístico o son fumadoras.
En el tabaco hay que hacer una mención especial, según la experta, porque influye muchísimo. En este sentido, señala que los adolescentes que fuman tienen un acné más persistente que los que no fuman y esto tiene una relación directa con las enfermedades de obstrucción folicular, como la hidradenitis.
Leer más…

Desde hace tiempo se habla de los efectos saludables del resveratrol, compuesto que se halla de forma natural en frutas como las uvas o algunas plantas. Trabajos previos habían observado que puede reducir la enfermedad de Alzheimer en cultivos celulares y en roedores, pero no se habían hallado los mecanismos moleculares que podían demostrarlo.

Doctor-putting-human-puzzle-together   Ahora, un trabajo dirigido desde el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB), centro del CSIC y del IDIBAPS, y publicado en la revista Molecular Neurobiology, ha hallado esos mecanismos.

“Nuestro trabajo”, explica Coral Sanfeliu, investigadora del CSIC que lidera el trabajo, “demuestra que el resveratrol potencia los mecanismos protectores que degradan las proteínas anormales”. El trabajo ha contado con la participación de científicos del Grupo de Investigación en Envejecimiento y Neurodegeneración de la Universidad de Barcelona. El equipo forma parte de los laboratorios CIBERNED (Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas) y CIBERESP (Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Epidemiología y Salud Pública). En el experimento, realizado con ratones transgénicos de alzhéimer, los científicos añadieron resveratrol a la dieta de dos grupos de roedores, un grupo de control y otro con enfermedad de Alzheimer. En ambos casos, se observó una respuesta mejorada en el aprendizaje. En el caso de los afectados de alzhéimer, se vio un efecto de protección contra la pérdida de memoria y contra la dolencia.
Leer más…