Fallece el profesor Dr.C. Oscar Beto Alonso Chil

El pasado 7 de octubre de 2021 falleció, víctima de la COVID-19, sus complicaciones y comorbilidades, el insigne y querido profesor de Medicina Interna, Oscar Beto Alonso Chil, Dr. en Ciencias Médicas, especialista de II grado, profesor titular de Mérito y consultante en Medicina Interna de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

Fue un incansable impulsor en el desarrollo de la Medicina interna como especialidad y en la docencia, ejemplo de altruismo y dedicación a la formación de generaciones de médicos. Con una memoria histórica prodigiosa, relataba cada detalle del devenir de la especialidad en nuestro país, pero también puede decirse que son pocos los momentos en el desarrollo de la Medicina cubana y la docencia médica que no estuviera presente su valiosa participación, tanto en la Sociedad Cubana de Medicina que dirigió durante varios años, en el Grupo Nacional de la especialidad, como en los planes de estudio y en las salas de nuestros hospitales.

El Dr. Alonso Chil comenzó a trabajar en el Hospital Universitario General “Calixto García” en 1954 como médico asistente y realizó la residencia en Medicina Interna en el Hospital “Nuestra Señora de las Mercedes”. Ocupó responsabilidades desde 1961 como Jefe de Servicio de Medicina Interna en el Hospital Nacional “Enrique Cabrera” durante 25 años y en el Hospital Clínico Quirúrgico “10 de Octubre” como Jefe del Servicio de Geriatría durante 7 años. Desde el año 1961 se desempeñó como profesor de Medicina Interna y se mantuvo al frente de la docencia en la Universidad Médica de la Habana hasta el año 2017.

En su vida como líder y dirigente ejemplar se desempeñó como Vicedirector del Hospital Nacional “Enrique Cabrera”. Ocupó importantes responsabilidades científicas, entre las que cabe destacar: Presidente de la Sociedad Cubana de Medicina Interna desde 1994 a 2017 ; Secretario del Grupo Nacional de Medicina Interna del Ministerio de Salud Pública desde 1968 al 2017; Miembro de la Comisión Editorial de la Revista  Cubana de Medicina Interna, Profesor Principal de  Medicina Interna de La Universidad de Medicina de la Habana, Presidente del Consejo Científico de la Facultad y del Hospital 10 de Octubre, Vicepresidente del Tribunal Nacional de Clínicas  para Grados científicos, Presidente de Tribunales de Categorización Docente de Titulares y Auxiliares, Vicepresidente  del Tribunal Nacional  de Grado Científico de Clínica, Secretario del Tribunal de Segundo Grado de Medicina Interna y Miembro de la Comisión para la selección del Premio Anual de la Salud durante 10 años.

En su desempeño como galeno, maestro y científico publicó cinco libros entre los que se encuentran las Normas de Medicina Interna en su 1ra y 2da edición, el Manual de Procedimientos y Diagnósticos, las Orientaciones Metodológicas sobre la Educación en el trabajo y el libro “Calidad de la Certificación Médica de la Defunción”.

Autor de más de 20 artículos publicados en Revistas cubanas e internacionales de Medicina, donde se destacó su defensa a ultranza del método clínico y la necesidad de su aprendizaje y aplicación en el diagnóstico de las enfermedades.

Perteneció a numerosas Sociedades Científicas como: Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Medicina Interna; Socio Fundador de la Sociedad Cubana de Educación en Ciencias de la Salud; la Sociedad Internacional de Medicina Interna (ISIM); la Sociedad Latinoamericana de Medicina Interna (SOLAMI); la Asociación Cubana de las Naciones Unidas  (ACNU) y la  Asociación Centroamericana y del Caribe de Medicina Interna (AMICAC).

En su aval científico cabe destacar la tutoría de más de 50 trabajos de Terminación de la Residencia en Medicina Interna, tesis de maestrías y grados científicos, labor que desarrolló con esa humildad que lo caracterizaba y ese trato amable, cordial sin desdeñar el rigor en el trabajo.

En algunas de las importantes epidemias de Dengue, Neuropatía epidémica, el Programa materno sobre la atención de las embarazadas con afecciones crónicas, se destacó su trabajo de Asesor en el Ministerio de Salud Pública desde 1967 como secretario del grupo Nacional de Medicina Interna.

Recibió importantes condecoraciones como: Medalla Manuel (Piti) Fajardo en 1982, Medalla José Tey en 1989, Medalla Frank País en 1992, Profesor de Mérito ISCM-H en 2003, Héroe de todos los días de la OPS, Sello Conmemorativo de la Sociedad Cubana de Naciones Unidas y la Distinción del Escudo de Pinar del Río en 2010.

Otras Distinciones:

  1. Distinción por la Educación Cubana. 1983.
  2. Vanguardia Nacional de la Salud 1990-1995.
  3. Trabajador Ejemplar. Hospital Enrique Cabrera. 1964 y 1973.
  4. Distinción Educador Ejemplar. 1995.
  5. Premio Anual del Colegio Médico Nacional al mejor trabajo Científico publicado en revistas. 1956 .
  6. Desarrollo de la Docencia en la Facultad Santiago de Cuba ISCM-SC 1997.
  7. Cuadro Destacado de la Universidad Médica de la Habana. 1999-2000.
  8. Premio Anual de Salud por la Excelencia en el Trabajo durante 1999. MINSAP.
  9. Miembro Fundador del Complejo Geronto- Geriátrico en el 12 Aniversario de su Fundación Hospital Doc. C.Q. 10 de Octubre. 2000.
  10. Facultad Ciencias Médicas de Cienfuegos 20 años de la Docencia Médica Superior. 2000.
  11. Miembro Fundador del Hospital «Enrique Cabrera ” 2001.
  12. Reconocimiento del Ministerio de Salud Pública por su integración durante los 50 años de graduado a la salud del pueblo.
  13. Miembro de Honor del Tribunal Permanente de Ciencias Médicas, enero 2011.
  14. Sello Conmemorativo 60 Aniversario de la ACNU.
  15. Homenaje de Reconocimiento a los médicos graduados antes de 1959.

Sólo la COVID-19 hubiese podido detenerlo. No lo logró la disminución de la visión y la audición, ni los años vividos, que acompañó de un bastón para continuar la docencia en el Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre. Ese centro de salud le devolvió los cuidados y devoción que alguna vez el profe Alonso enseñó. Fueron sus discípulos sus últimos médicos, que se unen al dolor de toda la Sociedad Cubana de Medicina Interna y las Sociedades de Latinoamérica.

Padre ejemplar, fundador de una hermosa familia, paradigma de varias generaciones, hombre culto, defensor de la necesidad de integrar las artes y las ciencias, internista brillante.

Despedimos al querido profesor Alonso Chil con profundo pesar y le confirmamos un sitio entre los imprescindibles, esos que con sabiduría y tesón han forjado la historia y los logros de la salud pública en Cuba. ¡Descanse en paz, maestro, la obra de su vida le otorga ese derecho!

(Tomado de Infomed)