Un equipo que mueve montañas

Dicen que el amor, cuando nace del corazón, mueve montañas. Ejemplos varios pudieron constatarse en el equipo de vacunación que estuvo laborando en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (UCMH), el pasado sábado 26 de septiembre. En esta ocasión llegó la tan esperada inmunización para los alérgicos al tiomersal, y a los convalecientes de la enfermedad Covid-19, con más de dos meses del padecimiento, mayores de 18 años.

Las acciones no se hicieron esperar, y desde temprano en la mañana se encontraba un equipo de 63 personas laborando intensamente, con los deseos de llevar bienestar a una parte del pueblo cubano.

Tamyy Fernández, especialista en Bioquímica clínica e investigadora principal en la vacunación de la Facultad “Victoria de Girón”, nos comentó que a lo largo de los meses en los que la UCMH ha estado vinculada a estos procesos, se ha creado una familia, en la que se incluyen médicos, enfermeros, tecnólogos y también estudiantes, los cuales, aclara, ocupan más de la mitad del personal médico.

“Ha sido complicado, pero aun así he encontrado los momentos para dedicarle tiempo a mi estudio y a cumplir el resto de las funciones”, reconoce Delia Cabezas Rodríguez, estudiante de II año de Medicina, cuando nos habla con gran pasión de todo el apoyo que ha brindado desde que comenzó la pandemia.  Su aporte se ha centrado, no solo en la pesquisa y en los distintos momentos de vacunación, sino también en el trabajo comunitario en los barrios para aumentar la percepción de riesgo hacia la enfermedad.

Estudiantes de Medicina

Delia y Daniel, estudiantes de Medicina vinculados al proceso de vacunación contra la Covid-19.

Otra de las actividades realizadas por estos jóvenes fueron el apoyo en la realización de los PCR, donaciones de sangre, monitorear pacientes en las salas de observación, así como la digitalización de los datos en la plataforma Andariego, que constituye una base de datos que recoge las personas inmunizadas en todo el país en tiempo real.

Geoffrey Padrón Monzón, jefe del grupo de redes y servicios técnicos e informáticos del ICBP “Victoria de Girón” señala que ha sido arduo el trabajo en todos estos meses, en los que se ha logrado aunar esfuerzos para recoger la mayor cantidad de datos posibles con la mayor diligencia. Nos cuenta que ha sido meritorio el esfuerzo realizado en pos de hacer llegar la información a niveles superiores y se logren tomar decisiones certeras en cuanto a la distribución de vacunas.

Geofry Padrón y Andariego

Geofry Padrón muestra la plataforma Andariego

En este sentido, ha dirigido los procesos de digitalización de datos, así como también ha brindado asesoría metodológica en las diversas facultades de la UCMH, contribuyendo a los avances en cuanto a la gestión de información tan necesaria en estos tiempos de la pandemia.

Por otro lado, menciona Orlando Castro Valle, profesor de la especialidad de MGI y metodólogo de tecnología de la salud y enfermería que para él “ha sido muy gratificante participar en este proceso que tanto ha esperado el pueblo cubano”. Ha estado presente en la lucha por erradicar el coronavirus en los distintos procesos de intervención y logrado ver la aceptación que han tenido las vacunas en la población que ha atendido.

Algo similar ocurrió con Daniel Bacallao Salazar y Dianela de la C. Bello García, ambos estudiantes de III año de Medicina, a los cuales los une el deseo de salvar vidas humanas y serle útil a la sociedad. Desde el principio dijeron “Presente” y se han vinculado a esta que ha sido una gran experiencia, no solo en su curriculum de estudiantes, si no en su futuro como profesionales de la salud.