Programa de Enfermedades Crónicas no trasmisibles

Boca y lengua pastosa, digestiones difíciles y pesadas, náuseas, alteración del ritmo intestinal con tendencia al estreñimiento, mal aliento,… Son algunos síntomas comunes en personas que tienen dislipemias, es decir, sus niveles de lípidos plasmáticos alterados. La causa, en muchos casos, está en una disfunción hepática, y es por ahí por donde conviene comenzar a tratar el problema. La consecuencia es la elevación del colesterol, de los triglicéridos o de las enzimas hepáticas.

Leer más

Un descanso nocturno adecuado siempre se ha asociado a una mejor salud cardiovascular, ahora un estudio realizado por investigadores de los Países Bajos afirma que dormir al menos siete horas reduce un 65 por ciento el riesgo cardiovascular si se lleva una vida saludable.

Concretamente, y según un estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology, aquellas personas que, además de llevar unos hábitos de vida saludables (realizar actividad física de forma regular, mantener una dieta equilibrada, moderar el consumo de alcohol y no fumar), duermen un mínimo de siete horas al día, reducen hasta en un 65% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hasta un 83% el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en comparación con aquellas personas que no siguen ningún hábito saludable. Leer más

Centro de Inmunología Molecular Una vacuna contra el cáncer de pulmón de células no pequeñas ganó uno de los Premios Nacionales por los resultados de la investigación científica en 2013, seleccionados en esta capital por la comunidad científica cubana.

La VAXIRA anti-idiotípica, surgida a partir de la creación de un anticuerpo secundario contra otro, recibió la aprobación unánime de los académicos cubanos asistentes al Pleno de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), que sesionó este sábado en el teatro “Manuel Sanguily”, de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Leer más

Las opciones que hacemos acerca de la comida que comemos cada día influyen en gran medida nuestro riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

El poder de la comida fue revelado en un estudio de más de 20.000 personas en Holanda, publicado a principios del 2013 en el European Journal of Nutrition. Se demostró que una dieta rica en comida chatarra, como bebidas gaseosas, papas fritas y comidas grasosas, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en un 70 por ciento.

“La dieta es de vital importancia”, dice el Dr. Isaac Eliaz, director médico de la Clínica Médica Amitabha en California, que no participó en el estudio. “Si alguien quiere reducir su riesgo de contraer diabetes tipo 2, cambios en la dieta tienen que ser una parte de la estrategia, junto con el ejercicio y control del estrés.”

Para empezar a comer mejor hoy, ten cuidado con estos cuatro tipos de alimentos que se sabe que aumentan el riesgo de diabetes tipo II.

Los carbohidratos altamente procesados

Los carbohidratos muy procesados​​, como los elaborados con harina blanca, azúcar blanca y arroz blanco, son esencialmente alimentos integrales a los que se les ha extraído el salvado y la fibra, los cuales son muy importantes, así como también vitaminas y minerales saludables.

“Las calorías desprovistas de nutrientes, con alto contenido de azúcar, son los delincuentes primarios”, dice Eliaz. “En lo posible, estos alimentos deben ser eliminados.”

Debido a que son tan fáciles de digerir, estos alimentos pueden causar altos niveles de azúcar en la sangre y de insulina. Con el tiempo, esto puede conducir a la diabetes tipo 2.

De acuerdo con un estudio publicado en 2007 en la revista Archives of Internal Medicine, una dieta alta en carbohidratos muy procesados ​​aumentó el riesgo de diabetes tipo II en un 21 por ciento en las mujeres chinas, en comparación con las que comían una dieta rica en alimentos integrales.

Para reducir tu riesgo, limita la ingesta de alimentos preparados con carbohidratos procesados, como pan, bollos, pasteles, tortas, galletas y pastas, a favor de opciones elaboradas con granos enteros.

Las bebidas endulzadas con azúcar

“Las bebidas azucaradas como las sodas, tés dulces y limonada están vinculados a un mayor riesgo de diabetes tipo 2″, dice Jill Weisenberger, MS, RD, CDE, y autora del libro Pérdida de Peso Para Diabetes: Semana a semana“, presumiblemente debido a que el exceso de calorías lleva al aumento de peso y porque la carga de azúcar puede aumentar la resistencia a la insulina “.

De acuerdo con un estudio del año 2010 publicado en Diabetes Care, beber una o dos bebidas azucaradas por día aumenta el riesgo de diabetes tipo II en un 26 por ciento, en comparación con tomar menos de una porción al mes.

Una de las mejores maneras de minimizar el efecto del azúcar en su salud es limitar el consumo de bebidas endulzadas con azúcar, incluidos los jugos de fruta.

Para mantenerte hidratado, bebe más agua. Además, evita cargar tu café o té con azúcar y crema.

Las grasas saturadas y las grasas trans

Las poco saludables grasas saturadas y las grasas trans pueden aumentar los niveles de colesterol en la sangre, y el colesterol alto es un factor de riesgo para la diabetes tipo II.

Las grasas trans aparecen en los alimentos envasados ​​que han sido horneados y los alimentos fritos en restaurantes, mientras que las grasas saturadas se encuentran en las carnes altas en grasa, mantequillas, leche entera y queso.

Para evitar las grasas saturadas, Weisenberger ofrece las siguientes sugerencias: “Cocine y hornee con aceite de oliva y aceite de canola, coma nueces en lugar de dulces, elija carnes magras y de aves de corral sin piel, y aderece las ensaladas con vinagreta en vez de aderezos de queso.”

Carnes rojas y procesadas

La carne roja y la carne roja procesada ambas están ligadas a la diabetes tipo II. Las carnes procesadas como el tocino, los perros calientes y carnes frías son particularmente malas debido a sus altos niveles de sodio y nitritos.

En un estudio del año 2011 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores encontraron que una porción de 3 onzas por día de carne roja, aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en un 19 por ciento. Con una cantidad aún menor de carne roja procesada, el incremento fue del 51 por ciento.

Basado en el artículo publicado en inglés por Yahoo Health.

Cuba derecho a la saludLa garantía de atención médica gratuita a toda la población cubana se convirtió desde los primeros momentos del triunfo de la Revolución en uno de los paradigmas sociales fundamentales. Esto se corresponde con la esencia humanista y de justicia social que caracteriza a nuestro proceso revolucionario.

Desde el propio triunfo revolucionario se comenzó a trabajar por la creación del Sistema Nacional de Salud que llevó la acción del trabajador de la salud a los lugares más apartados. El sistema creado comenzó a realizar importantes reformas a partir de los años 60, como parte fundamental de las transformaciones del período revolucionario y en respuesta al respeto más absoluto de uno de los derechos humanos fundamentales de todo ciudadano.

En la etapa prerrevolucionaria, la atención médica y hospitalaria se caracterizaba por el predominio de servicios de carácter privado y mutualista. Esta modalidad en los servicios de salud impedía el acceso a las personas de más bajos ingresos, las que contaban como única opción con las Casas de Socorro, que atendían principalmente los casos de urgencia. Las instalaciones y el personal médico radicaban fundamentalmente en la capital del país, donde se concentraba el 65% de los médicos y el 62% de las camas existentes. En las zonas rurales, prácticamente no existía atención médica y se contaba con un solo hospital rural.

Las acciones emprendidas en el desarrollo de la red asistencial, permitieron la rápida transformación de la situación existente. Hoy Cuba cuenta con 381 áreas de salud con cobertura completa con el programa del médico de la familia, los que superan la cifra de 28,000 médicos, distribuidos en todo el país. Más del 99,1 % de la población cubana está cubierta con un médico y enfermera de la familia y se espera alcanzar el 100% en los próximos años.

PRINCIPALES ESTRATEGIAS Y PROGRAMAS PRIORIZADOS

1. Reorientación del Sistema de Salud hacia la atención primaria y su pilar fundamental, el médico y la enfermera de la familia.

La atención primaria de salud, comprende un conjunto de procederes y servicios de promoción, prevención, curación y rehabilitación, así como la protección de grupos poblacionales específicos y el abordaje de problemas de salud con tecnologías apropiadas de este nivel de atención, dirigido al individuo, la familia, la comunidad y el medio.
La atención primaria de salud en Cuba ha sentado precedentes en la salud pública internacional, por su carácter novedoso y futurista, especialmente con la implantación y desarrollo del modelo de atención de medicina familiar a partir de 1984.
El programa del médico y la enfermera de la familia, se ratifica como el eje del actual desarrollo estratégico, orientándose el resto de las estrategias a partir y en función de ella.

2. Revitalización de la atención hospitalaria
Durante la década de los años 80, el país realizó un gran esfuerzo por ampliar y modernizar la red de servicios hospitalarios, lo que implicaba mejorar coberturas, accesibilidad, capacidad, confort e incorporar las más novedosas tecnologías. Así alcanzamos un total de 270 hospitales y 58713 camas de asistencia médica en el 2000.

Capacidad para la prestación de servicios 1958 2000
Cantidad de hospitales 94 270
Hospitales Clínico-Quirúrgicos 0 36
Hospitales Pediátricos 3 25
Hospitales Generales 67 82
Hospitales Gineco-Obstétricos 10 31
Cantidad de camas de asistencia médica 28500 58713
Cantidad de camas de asistencia social 3965 14444

 Tabla. Capacidad de prestación de servicios en Cuba

Como expresión del impacto logrado por el desarrollo de la medicina familiar descendieron en los servicios hospitalarios los ingresos, las consultas de urgencias, las intervenciones quirúrgicas y los medios auxiliares de manera importante.
3. Programas de tecnología de punta e Institutos de investigaciones.
Cuba ha desarrollado un grupo de programas de atención de primer nivel para garantizar la salud de la población. Entre ellos vale destacar los programas para prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer, atención a las personas con insuficiencia renal, los cardiocentros, el diagnóstico precoz de las afecciones congénitas, prenatales, de sangre y hemoderivados y otros.

PROGRAMAS DE SALUD

a) Programa materno infantil
La obra de la revolución en la salud pública ha priorizado a los grupos poblacionales de riesgo, entre ellos y en particular a la mujer y los niños. Por este motivo, los principales logros obtenidos en los indicadores que reflejan el estado de salud materno infantil en Cuba están implícitos en la mayoría de las acciones sociales, culturales y de desarrollo económico. En este sentido, cabe destacar el índice de mortalidad infantil, que al cierre del año 2001era de 6.2 por 1000 nacidos vivos.

b) Enfermedades crónicas no transmisibles
El perfil epidemiológico nacional se caracteriza por el predominio de la mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles. Las enfermedades del corazón, los tumores malignos, las enfermedades cerebrovasculares y los accidentes, representan casi las dos terceras partes de todas las defunciones que se producen en el país. Además merecen mencionarse por su morbilidad la diabetes mellitus, la cirrosis hepáticas, el asma y la hipertensión arterial.

Estas enfermedades se encuentran relacionadas con los hábitos y estilos de vida, donde se resaltan riesgos como: obesidad, sedentarismo, hábito de fumar, dieta

inadecuada y otros componentes por lo cual la estrategia para el abordaje de estos problemas de salud particulariza el incremento de las acciones intersectoriales, en las que participan los principales grupos de especialistas e instituciones.
c) Enfermedades transmisibles
Las enfermedades infecciosas constituyen la principal causa de muerte en el mundo, muchas de esas enfermedades son prevenibles por vacunas. En Cuba se ha eliminado la poliomielitis, la difteria, el sarampión, la meningitis tuberculosa, el tétanos neonatal, el síndrome de la rubéola congénita y la meningoencefalitis pos parotiditis. Hoy aplicamos vacunas contra 13 enfermedades.

Este programa persigue como principal objetivo mantener el control de las enfermedades transmisibles para continuar disminuyendo la morbimortalidad y controlar los factores de riesgo para evitar brotes y epidemias.
d) Atención al adulto mayor
Los cambios demográficos que se vienen operando en Cuba como resultado de la disminución del índice de natalidad y el incremento de las expectativas de vida han conducido a un envejecimiento acelerado de la población con un 14.3% de la población mayor de 60 años.

El enfoque humanista de la sociedad socialista y la atención diferenciada que hay que brindarle a los grupos poblacionales que más lo necesitan ha sido una prioridad de la revolución cubana.
Esta población requiere de un plan de acción y atención diferenciada que cubra sus necesidades biológicas, psicológicas y sociales, elevando la calidad de vida. En este sentido el Sistema Nacional de Salud conformó el programa integral al adulto mayor con un enfoque comunitario e institucional, el mismo se acompaña del desarrollo de la Geriatría y Gerontología y así estudiar mejor los aspectos de envejecimiento de las personas y sus requerimientos en nuestro medio social.
El programa prioriza el perfeccionamiento del trabajo en la atención primaria, fundamentalmente del médico y enfermera de la familia, utilizando los círculos de abuelos y otras alternativas no institucionales con la participación comunitaria.

INCIDENCIA DE LAS ENFERMEDADES DE DECLARACIÓN OBLIGATORIA. Las Principales Causas de muerte.

Al Triunfo de la Revolución, el 14.2% de la mortalidad general correspondía a las enfermedades infecciosas. Hoy la proporción de defunciones por infecciones y parasitarias se ha reducido al 0.8% del total.

En el presente todas las enfermedades infecciosas se encuentran atendidas bajo programas actualizados de control con la excepción de la varicela.

El VIH/ SIDA, a pesar de constituir en el mundo de hoy una verdadera amenaza a la continuidad del género humano, en Cuba, como resultado de la adopción de estrategias tempranas y con un grupo de Gobierno para la coordinación de la respuesta nacional a la epidemia, se ha logrado mantener una lenta progresión de la enfermedad, con una prevalencia de 0,03 %, catalogada como la mas baja de América y una de las mas bajas del mundo.

En Cuba se garantiza el acceso a sangre segura certificando el 100 % de las mas de 600 mil donaciones voluntarias anuales y solo 13 casos han adquirido la infección por esta vía.

Se implementó la prevención de la transmisión perinatal (madre a hijo) garantizando pruebas voluntarias a las mas de 170 mil embarazadas por año y tratamiento antirretroviral y demás medidas recomendadas por ONUSIDA a las positivas, con solo 8 casos infectados por esta vía.

A través de un programa de atención integral para personas que viven con el VIH/ SIDA se logra la capacitación, seguridad social y laboral, asistencia médica especializada, que incluye el tratamiento antirretroviral y de enfermedades oportunistas, gratuito para el 100 % de los enfermos; un programa educativo cada vez mas fuerte que contempla la educación sexual en las escuelas, acciones educativas a grupos vulnerables, adolescentes y población general, entre otras actividades. Se han detectado 3531 infectados de los que han enfermado 1290 y de estos han fallecido 890.

PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE 1958 2000 *
Enfermedades del Corazón 1 1
Tumores Malignos 2 2
Enfermedad Cerebrovascular 5 3
Influenza y Neumonía 6 4
Accidentes 8 5
Enfermedades de las arterias, arteriolas y vasos capilares 6
Suicidio y lesiones autoinfligidas  7
Diabetes Mellitus 8
Cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado 9
Homicidio 7 10
Enfermedades diarreicas 3
Enfermedades propias de la infancia 4

Tabla. Principales causas de muerte en Cuba

El Sistema de Salud de Cuba sufrió durante el periodo 1990-1996 los efectos restrictivos en la disponibilidad de recursos por la crisis económica mundial y la desaparición de la antigua URSS y de los países de Europa socialista, las consecuencias de la aplicación de políticas neoliberales en América Latina y el recrudecimiento del bloqueo económico impuesto por el gobierno de los EE.UU.

En esas condiciones, mantener como prioridad la atención a la salud del pueblo, ha constituido un reto y objetivo estratégico para toda la sociedad y el estado

Tomado de: www.cubaminrex.cu

La presión dentro de las arterias permite que ésta circule para abastecer las necesidades de los diferentes órganos del cuerpo, para que reciban oxígeno y nutrientes. La fuerza del latido del corazón mantiene esa presión. Cuando dormimos o descansamos esa presión disminuye y durante la actividad o el ejercicio aumenta.

Es normal que la presión varíe de una persona a otra; pero cuando permanece la mayor parte del tiempo elevada, se deben tomar medidas correctivas. Cuando la presión está por encima de ciertos límites de forma permanente daña las paredes de los vasos y arterias, así como del corazón, cerebro, riñones provocando enfermedades muy serias. Estos daños suelen sobrevenir lentamente durante el transcurso de años sin que la persona lo perciba, y muchos son irreversibles cuando se descubren.

En nuestro país una de cada tres personas adultas (mayores de 18 años) sufre algún grado de hipertensión. Sin embrago es posible prevenir el riesgo que significa la presión alta cuando esta se detecta y se corrige a tiempo.

¿Qué significan las cifras al tomar la presión arterial?

La presión se mide utilizando dos cifras: la máxima y la mínima. La primera corresponde a la presión en el momento de la contracción cardíaca y la segunda al momento en el cual el corazón se relaja y descansa entre latido y latido.

Una persona con presión arterial de 140/90 o más, comprobada por lo menos en 3 ocasiones se dice que es hipertensa.

Las personas con presión arterial ligeramente por encima de 120/80 forma una categoría de alto riesgo para el desarrollo de hipertensión. Esta condición se le llama prehipertensión y exige cambios en el estilo de vida para evitar el desarrollo de la enfermedad.

¿Quienes tienen riesgo de ser hipertensos?

Personas que tienen:

– Historia familiar de padre o madre hipertensa; con enfermedad cardíaca o con diabetes.

– Mas de 60 años de edad

– Sobrepeso u obesidad y sobre todo obesidad central (grasa acumulada en el abdomen)

– Colesterol y triglicéridos elevados en sangre

– Malos hábitos dietéticos (consumo excesivo de grasas, sal; y pocas frutas y verduras)

– Poca actividad física

– Consumo excesivo de alcohol

– Hábito de fumar

¿Qué factores ambientales contribuyen a la hipertensión arterial?

Nuestro actual estilo de vida, con mayor estrés, sedentarismo, comidas rápidas y ricas en grasas, grandes porciones, ha incrementado el número de personas con sobrepeso u obesidad del país, y por lo tanto también el riesgo de padecer hipertensión arterial.

El sedentarismo se ha transformado en un gran problema, vivimos apurados pero mucho más quietos. Reemplazamos las horas de recreación o deporte fuera del hogar, por horas de televisión y computadoras.

El consumo de alimentos como aperitivos, picadas, bizcochos, pizzas, helados, refrescos o jugos azucarados, aumentan la grasa, la sal y sobre todo las calorías de la dieta. También se ve reducido el consumo de frutas, verduras y leche.

El hábito de fumar acelera el pulso, aumenta la presión arterial y disminuye la capacidad de la sangre de transportar oxígeno, así como también daña las arterias favoreciendo la aterosclerosis

¿Cuáles son las medidas del tratamiento?

Perder peso: No solo disminuye la hipertensión arterial, sino que contribuye a revertir el daño cardíaco causado por le hipertensión y previene la aparición de enfermedades como la diabetes

Dejar de fumar: Es una de las medidas más importantes para mejorar su salud.

Comer adecuadamente: Algunas estudios muestran que una alimentación baja en sal y grasas, rica en frutas, verduras, granos, vitaminas y minerales puede, descender significativamente la presión arterial.

Hacer ejercicio físico: Una actividad aeróbica regular, como por ejemplo caminar tres o cuatro veces a la semana durante 45 minutos, puede descender los valores de presión arterial.

Limite el alcohol: limite el alcohol al máximo.

Trate de reducir el estrés: Los factores emocionales tienen un rol importante en la hipertensión, según algunos estudios podrían ser útiles técnicas de relajación u otras terapias para mejorar el manejo de situaciones de estrés.