Terapia Floral

La Terapia Floral es el legado al mundo de quien fuera el doctor Edward Bach (1886-1936). Este médico, bacteriólogo y homeópata, decidió en un momento crucial de su existencia dejar a un lado el éxito profesional y dedicar todos sus esfuerzos a la “gran obra de su vida”.

Gracias a esta sabia decisión, el mundo hoy cuenta con un regalo de amor: las esencias florales.

Para Bach la enfermedad no es un mal al que sea necesario combatir tal como si se tratase de “ …un enemigo poderosamente fortificado en las colinas… ”, sino más bien es la consecuencia de un conflicto que surge cuando la Personalidad no responde a los dictados del Alma. En su génesis se mezclan factores personales (los generados por nosotros mismos) y transpersonales (aquellos que nos afectan y que son generados por otros con los que convivimos). Estas causas verdaderas no son materiales en su origen, pues “ las primeras enfermedades reales del hombre son defectos como el orgullo, la crueldad, el odio, el egoísmo, la ignorancia, la inestabilidad y la codicia… ”.

Centrándose en estos “defectos primarios”, Bach se dedicó a encontrar en las flores el remedio contra el sufrimiento del hombre. Así, siguiendo métodos poco ortodoxos, pero con resultados objetivos, logró desarrollar un sistema de 38 esencias florales más una fórmula especial para emergencias elaboradas con cinco de dichas esencias, el Rescue Remedy. Dividas en siete grupos, éstas trabajan sobre:

•  El temor.
•  La hipersensibilidad a influencias y opiniones ajenas.
•  La incertidumbre.
•  La falta de interés en las actuales circunstancias.
•  La soledad.
•  El abatimiento o la desesperación.
•  La sobreprotección y la excesiva preocupación por el bienestar de los demás.

Muchísimos enfermos, con las más disímiles alteraciones de salud, pueden beneficiarse utilizando la Terapia Floral.

La misma no interfiere con otros tratamientos y puede ser utilizada sin riesgos por niños, ancianos y mujeres embarazadas. Actualmente se han desarrollado por el mundo otros sistemas florales como las “Flores de California” en los Estados Unidos por Richard Katz y Patricia Kaminski, las “Flores de Bush” en Australia por el Dr. Ian White y en Cuba tenemos el sistema “Arcoiris de Cuba” desarrollado por la Dra. Julia Nancy Martínez y colaboradores.