Fitoterapia

La Fitoterapia constituye la forma de atención médica más antigua que conoce la humanidad. A través de la Historia ha sido utilizada por diferentes culturas, integrándose, en algunos casos, a sistemas médicos como el Ayurveda y la Medicina Tradicional Asiática. Debe tenerse en cuenta, a modo de validez, el señalamiento de la Organización Mundial de la Salud de que, de los 119 fármacos derivados de plantas, alrededor del 74% son utilizados en Medicina Occidental Moderna de maneras que se correlacionan con sus usos tradicionales.

Uno de los grandes frenos que ha tenido el desarrollo de la Fitoterapia como rama de la Terapéutica Médica en el mundo actual es de índole económico. Al no ser productos patentables, las plantas medicinales no constituyen un foco interés para las compañías farmacéuticas. Sin embargo, y a pesar de otros posibles factores adicionales, hoy se ha validado el empleo de plantas como tratamiento exclusivo o complementario para variadas afecciones entre las que cabe citar el Síndrome Premenstrual, el Insomnio, la Infección por VIH, etc.

La popularidad de la Fitoterapia se incrementa en los últimos tiempos, quizás motivado por los precios de los fármacos convencionales y sus efectos adversos, así como el deseo del hombre moderno de retornar a la Naturaleza. Un ejemplo de ello son las ganancias de las ventas de fitofármacos en países del primer mundo como la Comunidad Europea (1.098 millones de dólares en 1995) y Estados Unidos de Norteamérica (3.24 billones de dólares en 1996).

El uso de las plantas con fines medicinales puede ser ejecutado de manera tradicional (infusiones, decocciones), o aprovechando el desarrollo científico-técnico del mundo moderno (extractos, jarabes, tabletas, cápsulas, cremas, pomadas, etc.). Cada país desarrolla sus propios productos fitoterapéuticos dependiendo de la flora autóctona fundamentalmente. En Cuba existen antecedentes importantes a tener en cuenta en este sentido, donde caben citarse los estudios del sabio cubano Juan Tomás Roig y Mesa acerca del tema. Hoy el país cuenta con una política para el desarrollo de esta rama de la Terapéutica Médica integrada a la Especialidad de Medicina Tradicional Y Natural.

A continuación se citan algunos ejemplos de Plantas Medicinales y sus usos más frecuentes:

•  Ajo ( Allium sativum ) : Tiene propiedad antibióticas, antimicóticos, antivirales, antiparasitarias, antitrombóticas, hipolipemiantes, entre otras.

•  Manzanilla ( Matricaria recutita ) : Tiene propiedades sedantes, digestivas, antiespasmódicas, antiinflamatorias, entre otras.

•  Sábila ( Aloe vera ) : Tiene propiedades emolientes, laxantes, hipolipemiantes, antiasmáticas, entre otras.