Bibliotecas digitales

Todo cambio en las tecnologías informáticas y de telecomunicaciones implica un cambio en el objeto sobre el que se aplica y las bibliotecas no van a ser menos. Superado el concepto de biblioteca automatizada, podría decirse que la biblioteca digital supone un paso más en la evolución de ésta, y si algo hay en común en las definiciones de diferentes autores estudiados es la inclusión del concepto “servicios de valor añadido”.

Dean Marcum habla de los usuarios y sus deseos de usar los recursos digitales y no de ir necesariamente a la biblioteca tradicional1. Es decir, las nuevas tecnologías han multiplicado las tipologías documentales (word, excel, PDF, Html, audio, video, software, etc), y las bibliotecas han de asumir la selección, preservación y organización de esta información.

Hay que descartar, por ello, la idea equivocada que se tiene de una biblioteca digital como una simple recopilación de documentos escaneados con un motor de búsqueda, una mera recopilación de enlaces mas o menos organizados o una lista de documentos en PDF o similar. ” Es más bien, un entorno donde se reúnen colecciones servicios y personal que favorece el ciclo completo de la creación, difusión, uso y preservación de los datos, para la información y el conocimiento” ( Digital Library Initiativt)

Dr. Jesús Tramullas Saz -profesor de la Universidad de Zaragoza- aporta la siguiente definición: “biblioteca digital es una colección estructurada y organizada de documentos digitales, desarrollada según una política y un esquema conceptual, que ofrece a sus usuarios servicios de valor añadido, fundamentados precisamente en la colección, o en aspectos relacionados con la misma.”

De acuerdo con la Association of Research Libraries (ARL) de Estados Unidos, la mayoría de las definiciones de biblioteca digital coinciden en los siguientes elementos:

  1. Por lo general no es un ente aislado, sino que está integrado por diversas colecciones creadas y administradas por diferentes organizaciones
  2. Requiere tecnologías específicas para compartir y enlazar recursos dispersos
  3. Los enlaces entre un gran número de bibliotecas y los servicios de información deben ser transparentes para el usuario
  4. Las bibliotecas digitales contienen objetos digitales que no tiene porque suministrarse necesariamente en formato impreso
  5. El acceso universal a las bibliotecas digitales y los servicios de información son una meta obligada.

En cuanto a la valoración de las bibliotecas digitales, habría que analizar tanto la calidad de los contenidos como la forma de presentarlo y el interfaz de gestión que facilita el acceso a la información. También es importante el feed-back con los usuarios para la mejora continua.

Por otra parte, “la facilidad en el acceso a la información va a ser siempre un condicionante para su uso y la selección de información digital (para tenerla almacenada en servidores locales o tenerla “linkada ” en el catálogo o en una fuente local de recursos electrónicos) va a continuar siendo una función de las bibliotecas si quieren así seguir cumpliendo su función de ayudar al usuario a encontrar información”2.

Es decir, las ventajas de las Bibliotecas digitales pasan por permitir un acceso universal a información estructurada y ordenada, pero para ello es necesario la creación y seguimiento de unos estándares, el diseño de una buena infraestructura capaz de soportar los servicios, así como establecer una política de acceso, los derechos de autor y la legislación sobre propiedad intelectual. Todos son aspectos de vital importancia tanto para la creación como para la protección de estas bibliotecas.

Son numerosos los proyectos que en la última década se han estado llevando a cabo en distintos lugares del mundo, especialmente en el anglosajón donde poco a poco, dado que nos encontramos ante una tarea lenta a la que se dedica escasos recursos, se han ido digitalizando los fondos de importantes bibliotecas públicas e universitarias. No obstante, nos despiertan noticias como la de que en una década se podrán consultar íntegramente 18 millones de libros a través del Proyecto de digitalizar las cinco bibliotecas más importantes del mundo, o que están ya indexados más de 800.000 objetos de aprendizaje en la biblioteca de recursos docentes de las universidades de todo el mundo, contando con el valor añadido de que este material está dotado de un fuerte componente didáctico.

Existen en Internet webs donde profundizar en el mundo de las bibliotecas digitales, como el dominio jbidi.org http://www.jbidi.org/ financiado por la Red de Investigación en Bibliotecas Digitales en el ámbito iberoamericano y constituida en el año 2001 con el soporte económico de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT); o en la propia página de absysNET, en su sección de Catálogos de Bibliotecas Virtuales…

Bibliografía

  • Tramullas Saz, Jesús. “Propuestas de concepto y definición de la biblioteca digital” [Documento en línea]. DOIS – Documents in Information Science. I Jornadas de bibliotecas digitales (Valladolid, 2000) http://mariachi.dsic.upv.es/jbidi/jbidi2002/Camera-ready/Sesion1/S1-1.pdf [Consulta: 30-12-2004]
  • Perspectivas para la organización de información digital [Web e línea] Jesús Tramullas Saz y Miguel Ángel Esteban Navarro (editores). Cursos y Talleres de información digital http://tramullas.com/jaca/infodigital/index.html [Consulta: 28-12-2004]
  • Anglada i de Ferrer, Lluís Ma. “Biblioteca digital ¿mejor, peor o solo distinto?” Anales de Documentación, nº 3, 2000, págs. 25-39
  • Okerson, Ann. “La biblioteca digital: asteroides, la ley de Moore y la star Alliance”. Anales de Documentación, nº 7, 2004, págs 263-273
  • Merlo Vega, José Antonio. “Bibliotecas digitales (I): colecciones de libros de acceso público”. Revista Española e Documentación Científica, vol. 23, n.1, 2000, págs. 91-103
  • Pérez, Adoración “La Biblioteca digital ” UOC.
  • R020 Bibliotecología y Ciencias de la Información [Web e línea]. Bibliotecas digitales http://www.r020.com.ar/recursos.php?r_id=24&t_id=23&ord=rank

Notas

1 Marcum, Deane. “Requeriments for the Future Digital Library”. The Joournal of Academis Librarianship, vol. 29, 2003, pág 277

2 Anglada i de Ferrer, Lluís Ma. “Biblioteca digital ¿mejor, peor o solo distinto?” Anales de Documentación, nº 3, 2000, pág. 27