La OMS busca evitar la pérdida de audición de 1100 millones de jóvenes

A pocas semanas de que tenga lugar el Día Mundial de la Audición –que se conmemora cada 3 de marzo– la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un nuevo documento en el que alerta sobre el aumento de los casos de pérdida auditiva o hipoacusia en todo el mundo, y en el que recomienda junto a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) una serie de normas para evitarlo.

Casi la mitad de las personas de entre 12 y 35 años de todo el mundo, lo que supone unos 1.100 millones de jóvenes, corren el riesgo de ver deteriorada su capacidad de audición como consecuencia de una exposición a ruidos elevados durante un tiempo prolongado. Uno de los motivos de esta pérdida de oído está en el uso de dispositivos de audio personales que reproducen música a un elevado volumen mediante los auriculares, como los smartphones, Mp3 o Mp4.

En 2050 más de 900 millones de personas sufrirán una reducción en su capacidad auditiva, lo que supone uno de cada 10 habitantes del planeta

Según los datos de la OMS más del 5% de la población, es decir, unos 466 millones de individuos –concretamente unos 432 millones de adultos y 34 millones de niños–, padecen una pérdida de oído que les provoca discapacidad. Este problema merma la calidad de vida de los afectados, la mayoría de los cuales residen en países de bajos o medios ingresos. Los expertos han estimado que en 2050 una de cada 10 personas tendrá una incapacidad auditiva, lo que viene a ser más de 900 millones de habitantes.

Reglas de la OMS para cuidar la salud auditiva

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, ha subrayado la importancia de cuidar la salud auditiva, pues una vez que se pierde no se puede recuperar. Sin embargo, la mitad de los casos de problemas en el oído se pueden prevenir, por ello, en el documento presentado se ha compartido un reglamento no vinculante para la fabricación y el uso de estos smartphones y reproductores de audio, con el fin de que su escucha sea más segura. Entre estas normas o consejos están:

  • Incorporar la función margen de sonido: la OMS recomienda que los teléfonos inteligentes incorporen un software que permita conocer el nivel y el tiempo que se ha estado escuchando cualquier ruido, como música o vídeos, por los auriculares. Así el usuario puede conocer su grado de exposición, y además seguir los consejos personalizados que le puede ofrecer la propia plataforma.
  • Limitación de volumen: que existan más opciones para regular el sonido en los dispositivos móviles, como la reducción automática o un control paterno.
  • Información general: los dispositivos también podrían añadir un apartado en el que se resuelvan las dudas más frecuentes sobre el sonido, como cuál es el riesgo de escuchar música a volúmenes elevados, cómo afecta a nuestros oídos o cuáles son los límites, entre otras.

También existen otras recomendaciones dirigidas a la industria y al gobierno, que abogan por la creación de unas políticas más restrictivas en cuanto al ruido que se genera en los estadios, conciertos, restaurantes, clases del gimnasio o en el ocio nocturno. La Unión Europea es la única zona del mundo que establece un límite en los decibelios emitidos por un dispositivo de audio, que son un estándar de 85 decibelios, pudiendo aumentar como máximo a 100.


Fuente: WEBCONSULTAS

Categorizado en Noticias #