Fabricando mejores embriones

La infertilidad es un trastorno cada vez más frecuente que obliga a muchas parejas a recurrir a la fertilización in vitro. Según los últimos datos de la Sociedad Española de Fertilidad Española, una de cada cinco parejas españolas, se enfrenta en la actualidad al problema de la infertilidad. Se espera que en 2020 sea 1 de cada 4.

Pero los embriones obtenidos a través de esta técnica suelen tener defectos. Ahora, investigadores canadienses aseguran haber resuelto, en parte, el problema. En un estudio publicado hoy en la revista«Current Biology», los investigadores del Centro de Investigación del Hospital de la Universidad de Montreal afirman haber logrado reducir el número de defectos en embriones de ratón en el laboratorio. Y esperan que, a medio plazo, su descubrimiento pueda mejorar las posibilidades de que las parejas infértiles tengan hijos.

Alrededor de la mitad de los embriones generados durante la fertilización in vitro contiene células con un número anormal de cromosomas. Esta anomalía, llamada aneuploidía, se conoce muy bien en biología reproductiva y se considera una causa importante de infertilidad.

En España, una de cada cinco parejas se enfrenta en la actualidad al problema de la infertilidad

«En nuestro estudio hemos hallado una de las causas de esta anomalía: se debe a un defecto en un mecanismo llamado ‘punto de control del huso», explica Greg FitzHarris. Además, «hemos visto que si manipulamos este punto de control en los embriones de ratón con un fármaco podemos reducir las posibilidades de error en aproximadamente la mitad».

Al administrar la dosis correcta de esta sustancia sintética, llamada proTAME, los investigadores observaron que un mayor porcentaje de células de cada embrión de ratón tenía un número normal de cromosomas. En ratones, un ovocito normal (óvulo) contiene 20 cromosomas, mientras que en humanos contiene 23.

La aneuploidía se conoce muy bien en biología reproductiva y se considera una causa importante de infertilidad

Y en los humanos

Debido a que se trata de datos preliminares obtenidos en animales, FitzHarris enfatiza que es muy importante tener cuidado con su aplicación a los humanos. «El potencial para transferir la técnica a los humanos está claro, y estoy seguro que a las clínicas de fertilidad querrían probarlo con la esperanza de crear ‘mejores embriones’. Sin embargo, -advierte- sería muy irresponsable en estos momentos implementar clínicamente este concepto, antes de que las pruebas de seguridad se hayan realizado con éxito».


FUENTE: ABC

Categorizado en Noticia Médica, Noticias #