Un fármaco que combate el VIH podría ayudar a tratar el alzhéimer

La lamivudina es un medicamento que se emplea desde hace años en el tratamiento de la infección por VIH. Un nuevo estudio, realizado con células humanas y ratones, ha demostrado ahora su capacidad para reducir significativamente la inflamación y otros síntomas asociados al envejecimiento, por lo que podría ser útil para tratar enfermedades que se desarrollan con la edad como el alzhéimer, el párkinson, la diabetes tipo 2, la artritis, o la degeneración macular.

El mecanismo de acción de la lamivudina (un medicamento de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa del VIH) se basa en detener la actividad de las secuencias de ADN que se replican y desplazan a otras zonas, que se denominan retrotransposones y se relacionan con retrovirus antiguos, y que cuando carecen de control pueden producir copias de ADN de sí mismos que se insertan en otras partes del genoma de una célula.

En el ensayo con ratones con una edad equivalente a los 75 años en humanos el tratamiento durante dos semanas con lamivudina redujo la respuesta al interferón y la inflamación

Los autores de la nueva investigación –que pertenecen a la Universidad de Brown, y a las de Nueva York, de Rochester, de Montreal y de Virginia– comprobaron que un tipo de retrotransposones llamados L1 eluden el control celular y se replican en células humanas senescentes (que ya no se dividen) y en ratones viejos. La replicación de las copias de ADN de L1 se detecta mediante la respuesta al interferón (una respuesta inmune antiviral) y provoca la inflamación de las células cercanas.

Gran poder antiinflamatorio y bajos efectos secundarios

Para intentar bloquear la actividad de L1 y la respuesta del interferon los científicos probaron seis inhibidores distintos de la transcriptasa inversa del VIH, y observaron así que la lamivudina presentaba mayor actividad y menos efectos secundarios que los demás. De hecho, John Sedivy, de la Universidad de Brown, ha explicado que al administrar el fármaco a los roedores apreciaron que su capacidad antiinflamatoria era sorprendente.

En los ratones de 26 meses de edad –que equivale a 75 años en las personas– el tratamiento durante dos semanas con lamivudina logró reducir tanto la respuesta al interferón como la inflamación, mientras que administrar el fármaco durante seis meses a los animales que tenían 20 meses de edad disminuyó los signos de pérdida de grasa y músculo y la cicatrización renal.

El estudio se ha publicado en Nature, y el próximo objetivo de sus autores es comenzar a realizar ensayos clínicos con seres humanos, para probar la efectividad de la lamuvidina en el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos asociados al envejecimiento, como la artritis, el alzhéimer o la fragilidad.


Fuente: WEBCONSULTAS

Categorizado en Noticia Médica, Noticias #