RH Batabanó

Reseña histórica Batabanó.

Nuestro municipio junto a diez más forma parte de la nueva provincia Mayabeque. Limita al norte con San José de las Lajas, capital de la provincia, al sur con el golfo de Batabanó, al este con Melena de Sur y al oeste con Quivicán. Tiene un estimado de 26940 habitantes, el 7,1 % de la provincia. Es un municipio netamente agrícola, cuenta con un combinado pesquero industrial, una empresa de muebles Signo y una industria de conservas de frutas y vegetales.

En el sector de la salud contamos con policlínico docente “Pascuala Restituta Rojas Crúz”, una posta médica, un hogar materno, un hogar de ancianos y consultorio del médico y la enfermera de la familia.

Pascuala Restituta 200px

 

Pascuala nació el 17 de mayo de 1896 en Guanes, provincia de Pinar del Río, pero siendo muy pequeña su familia emigró a Surgidero en busca de mejoras económicas, pues en su pueblo natal no tenían posibilidades ningunas. Surgidero es una comunidad de pescadores con un insipiente desarrollo económico, pero como una mala distribución de las riquezas, Pascuala aún es muy joven pero no está ajena al desempleo, la poca educación, el racismo, y la división de clases en el Surgidero que la acudió como una idea.

En 1993 Pascuala queda impactada por la huelga de los pecadores de esponjas el proletariado unido hacía valer su derecho contra los patronos, se quemaban los establecimiento y más de una décima era gritada a viva voz, el espíritu rebelde de esta mujer despertó y desde entonces su identidad con los humildes quedó sellada para siempre.

Muchas fueron las ocupaciones por las que debió pasar esta mujer y así ayudar al sustento de su familia, fue artesano trabajando la muñequería textil, además como promotora cultural se vincula estrechamente a la sociedad Unión Progresiva donde organiza desfile de disfraces, fiestas y tertulias, también organiza reposos para los estudiantes de la escuela primaria, organiza también en casa donde se abordan los temas de la literatura y los acontecimientos más importante de la vida cultural. Pascuala está entre los primeros miembros del Partido Ortodoxo su número de carne era 474.

Sensibilizada con los problemas de salud que afectaban a los sectores más pobres esta mujer logra una vinculación estrecha con los médicos de la comunidad, el Dr. Cansas y Valdés Carrillo, los dos ayudaron a la formación de esta enfermera empírica transmitiéndole conocimientos técnicas y habilidades. Es así que toda experiencia le permite vincularse a la casa de socorro inicialmente como voluntaria y un poco después como enfermera. Pascual recibió durante todos los años de trabajo el respeto de las familias de Surgidero por su trato amable, por su profesionalidad, por el cariño que daba en cada una de sus acciones como trabajadora de la salud.

En su labor política estables estrechos vínculos de trabajo con Pastorita Núñez y Juan Manuel Márquez, este último de la directiva nacional del partido ortodoxo. Además es muy conocida su relación epistolar con el joven Fidel Castro Ruz. La casa de Pastorita es centro de reunión, allí se escuchaba los discursos de Eduardo chivas, varias veces ella fue oradora principal en los actos cívicos que se realizaban en el antiguo cine Edén Park hoy Primero de Enero, fue la organizadora principal de la gran reunión realizada en la casa de Rosendo Camilo, allí hablaría el Presidente del partido, como otras iniciativas muchas veces bordo canastillas para sortear entre las mujeres que pertenecían al partido.

En el año 1952 su casa fue donde rápidamente se sintonizó la voz del aire para escuchar la denuncia que realizaba el joven abogado Fidel Castro.

El 26 de julio de 1953 tras el ataque moncadista, Pascuala participa en la campaña pro amnistía a favor de los presos y su apoyo más relevante sucede cuando el 15 de mayo de 1956 ella, su hijo y otros miembros del partido se persona en el muelle real para recibir al buque que traía los moncadistas recién liberados a causa de la gran presión liberada por el pueblo. Fidel al reconocer a Pascuala la abraza y ella emocionada no puede detener las lágrimas.

El 1.º de enero de 1959 por fin 100 años de lucha continua concluyen con la entrada del ejército rebelde a la Habana. Pascuala nuevamente ocupa un papel protagónico, organizó un pequeño grupo de enfermeras para prestar auxilio rápido en caso de alguna emergencia y está atenta a cualquier manifestación contrarrevolucionaria.

Con el triunfo de la revolución y la nueva organización del joven estado cubano pascuala rechaza todo tipo de alabanza hacia su persona y como una ciudadana más sirve a la revolución desde el oficio que conoce, el de enfermera. Se hacen miembro de la cruz roja cubana donde realiza varias jornadas voluntaria de entrenamiento a jóvenes, recibe diploma de honor por su participación en diferentes campañas de vacunación, se integra las milicias de defensa popular, obtiene la dualidad de Presidenta y fundadora de la FMC y los CDR at y no duda un solo instante en tomar el cuaderno y alfabetizar.

Antes la agresión de playa girón, pascuala se moviliza la cruz roja y se da la tarea de organizar toda la estructura médica para el caso del que el poblado entrará en guerra, también se orienta tener grupo de personas activadas por si la agresión se prolongaba por varios días. Ella cumplió con todas las órdenes y desde su puesto de mando no dejó de atender a las personas que necesitaban de ella, pero tampoco dejó el revólver que siempre la acompañó desde la clandestinidad porque estaba dispuesta a usarlo si era necesario.

Pascuala Restituta Roja falleció el 28 de febrero de 1979, víctima de la diabetes, sus restos mortales fueron acompañados por el pueblo de Surgidero y allí en el último adiós se recordó la vida de esta mujer dedicada a una sola causa la de la justicia y la de la salud.

Su desprendimiento total, el valor que siempre le acompañó hasta los momentos más difíciles hicieron de esta mujer una heroína de que aportó mucho amor a la revolución.