Historia del centro.

HISTORIA DEL POLICLINICO MANAGUA

Surge el Policlínico de Managua como una necesidad por el esfuerzo de sus vecinos, las motivaciones y empuje, por medio de colectas y donaciones, así como la ayuda de algunos trabajadores de la salud, en el año 1945 denominándose  como era costumbre de esa época, “ Casa de Socorros”
Como era de esperarse, este tipo de unidad no ofrecía la  cobertura, ni la organización  necesaria para la población, pues mantenía un solo médico y no realizaba guardia, teniendo la población la necesidad de acudir a la Unidad Militar del Campamento de Managua o a la casa de socorro de Mantilla, cuando necesitaban auxilio.
A esta unidad sanitaria se le daba el nombre de “Posta asistencial” el triunfo de la Revolución, siendo una dependencia del policlínico de San Antonio de las Vegas. Era el director del mismo el Dr. A Artigas, a su vez dependía del regional San José de las Lajas.
A partir del año 1964 el Partido del Reg Vega plantea a la administración de dicha región la necesidad de nombrar un administrador para el policlínico de San Antonio de las Vegas que se encontraba sin dirección, al pasar el Dr. Artigas a Director Regional de Salud, tomándose la determinación  de nombrar en el mismo al compañero Olivero Sori; el cual mantuvo gran ocupación y entusiasmo por resolver en aquellos momentos las situaciones que se presentaban tanto en S. de las Vegas como en la posta Asistencial  de Managua, de cuatro Caminos y una pequeña posta en el Poblado de Nazareno, que a su vez eran atendidas por las de Managua.
Yo en función con esa administración contaba la “Posta asistencial de Managua” situada en la calle esperanza # 8 con un servicio de medicina general atendida por el Dr. Cino Gorrín, con un turno de 8:00 a 4:00 p, tres veces  por semanas posteriormente se nombro al Dr. Domingo de armas Mallorquín los restantes días con el mismo horario, pero en la práctica trabajaba hasta por la noche en su afán de servir a la población.
Existía un equipo de rayos x en el cual prestó su servicio de manera eficiente el Técnico Pedro, que acudía tres veces en la semana en horas de la mañana; dos auxiliares generales, que después de realizar su trabajo de limpieza a las 7:00 am se cambiaban de uniforme, desempeñando labores de enfermería ( vacunación, curaciones, inyecciones, incluso intravenosas.
En el año 1961 se aumento el servicio de auxiliar general con la incorporación de la compañera Haydee Hernández, para facilitar las vacunaciones de las compañeras auxiliares y que en el lugar de su residencia en Nazareno atendía la posta asistencial en dicho pueblo y por tener mayor nivel, por haber estudiado para comadrona, era responsable de la vacunación en las escuelas, centros de trabajos, así pues ampliaba el servicio y se aplicaba aunque de manera deficiente las leyes sociales y laborales.
Contaba esta posta con una farmacia interna en la que se vendía a módico precio las medicinas indicadas en las consultas y se facilitaban por clase a los medicamentos gratis por servicio social. Se señala que en esa época se cobraba igualmente los turnos (10 centavos los menores  y 20 centavos los mayores tanto por la consultas medicas como las de Odontología, así como los análisis y las radiografías.
Este Dpto. era atendido por la compañera Maria Elena López, encargada de las labores de oficina y de los informes estadísticos y dar los turnos.
A partir del año 1969 se amplía  y a la vez se tecnifican los servicios, al comenzar a trabajar en el laboratorio la compañera Dorys Orta como jefa Dpto. siendo dicha compañera técnica de microbiología. De está forma se empieza a brindar análisis de esta especialidad, con la colaboración de una auxiliar, ampliándose el servicio hasta las 4:00 pm, igualmente se amplió se servicio de enfermería con la graduación y nombramiento de la compañera Isabel Figueroa y otras compañeras.
Se incorpora otra auxiliar general por traslado, la compañera Caridad Montanarro, quedando igualmente dos compañeras con gran presión de trabajo.
Debido a presión de trabajo que obraba sobre compañero responsable de la administración y dirección, Oliverio Sori dentro y fuera del centro, en el desempeño de su cargo la región determino dejar como responsable de los problemas internos a la compañera Haydee Hernández y al compañero Dr. Cino Gorrín, no por eso dejo de dar sus consultas diariamente, en ese tiempo por la necesidad, se hace la ampliación del policlínico agregándose una pequeña oficina, tres cubículos para consultas, además del Cuerpo de Guardia. Se adaptó la sala para archivo y admisión y se preparó lo que era un patio de tierra el cual se le hizo de fibrocemento y planchas de cartón de bagazo, para convertirlo en salón de espera. Se le instalo un tanque en la azotea por carecer con frecuencia de la misma, ampliándose el horario de trabajo de 8:00 am a 8:00 pm con el nombramiento de dos médicos  más los cuales posteriormente abandonaron el país.
Se amplió el servicio de enfermería  los sábados de 8:00 am a 12:00 pm estos sin asistencia médica por carecer de los mismos para ese fin, las que estaban tenían que rotar las guardias establecidas en San Antonio de las Vegas, lugar donde tenía que acudir la población de Managua cuando necesitaba de asistencia médica de urgencia.
Estos servicios en esta forma hasta el año 1973, en esta época se nos concedió una vieja ambulancia para  remediar esta situación.
Podemos mencionar la labor de la compañera Sofía Rodríguez Somonte que conjuntamente con la compañera Isabel Figueroa y una enfermera que trabajo muy bien, pero que posteriormente abandono el país, realizaba labor en el terreno.
El servicio de higiene y epidemiología fue atendido de una manera bastante eficiente por el compañero José Antonio Hernández Artigas (Ñico) el cual falleció a consecuencia de un accidente con una moto, que se gestiono para ese fin en el cumplimiento de su trabajo. Tenía como trabajadores de saneamiento dos ancianos, ya fallecidos.
Este compañero (ñico) laboró con entusiasmo en la ampliación del policlínico y desempeñó el cargo de Secretario de la Sección Sindical.
Debe señalarse en lo referente a la ampliación del centro, que después de numerosas gestiones en las que no se obtenían  resultados positivos, salvo promesas, estudio y más estudio por los arquitectos  y ante la necesidad de dicha obra se decidió por parte de los compañeros Dr. Sino Gorrín, Ñico Oliverio Sori y con la ayuda del director regional de San José  el compañero Dr. Aurelio Miñoso; emprender la obra por nuestra cuenta , para conseguir lo necesario logrando la ayuda de los compañeros de la administración  Municipal de Managua cediéndonos los materiales y prestándonos los albañiles y carpinteros. Cooperaron igualmente obreros del pueblo y hasta pacientes, con trabajos voluntarios, llevándose a cabo la obra sin parar de prestar los servicios médicos a la población. Se consiguió la pintura y se pinto totalmente el edificio, en esta labor también cooperó el administrador de la farmacia el compañero
Ángel Freyre y vecinos del pueblo. Debemos destacar la ayuda prestada de los compañeros del DAP y de la carpintería Guamá.
Se consiguió una ambulancia nueva y se completo el servicio de Cruz Roja.
Igualmente debe señalarse  que a pesar de optar con pocos recursos, prestaba un buen servicio a la población, independientemente que a nuestro policlínico eran enviados los médicos y estomatólogos a patadas, castigados por sus intenciones de abandonar el país a los cuales no les quedo más remedió que trabajar bien, por la presión de nuestros médicos Revolucionarios.
En el centro existía un Comité de Base de la UJC que prácticamente  no funcionaba.
Existían dos militantes del PCC que militaban en el núcleo de la  administración municipal de Managua. Después se traslado el Dr. Domingo de Armas estomatólogo para San Antonio de las Vegas quedando solamente el Dr. Sino Gorrín, incorporándose posteriormente el Dr. Sánchez  el cual falleció posteriormente, por lo que no se podía constituir el núcleo.
Más tarde con el nombramiento del compañero como administrador Marcos Peña que pertenecía a la UJC paso posteriormente a las filas del PCC pero que nunca en esa época logramos completar tres militantes para completar el núcleo.
No fue hasta la división territorial político administrativa en (1977), en que al fin se pudo constituir un núcleo mixto en febrero de 1977, formado por:

•    Marcos Peña-Sec. General.
•    Enrique Sino Gorrín-Organizador.
•    Bernardino Muñoz-en el Dor.
•    Lidia Díaz Cabezas administradora de la relojería.

Se efectuaron numerosos procesos de crecimientos, pero igualmente  se producían numerosos traslados a otros núcleos por cambio de centro de trabajo, por lo que siempre resulto un núcleo reducido, que dificulto un mejor desenvolvimiento, pero a pesar de eso desde su fundación, se notó la influencia ejercida sobre los trabajadores, mayor disciplina, más participación en movilizaciones y en el trabajo voluntario así como en las emulaciones. Alguna mejoría en el funcionamiento del Comité de Base de la UJC y de la Sección Sindical así como mejor organización en el trabajo del Policlínico.

Se debe destacar la labor de Reinaldo Ochoa y de Vegas Zayas en la Sección Sindical.
Deben señalarse en el orden cronológico de la distinta dirección que  han regido los distintos del policlínico.

•    Dr. Artigas
•    Oliverio Sori.
•    Dr. Enrique Sino Gorrín.
•    Dra. Mercedes Duarte.
•    Dr. Ancas.
•    Dr. Muñoz.
•    Dr. Nélida Cruz.
•    Dr. Daniel López.
•    Dra. Ana María Más.
•    Dr. Roger de la Llera.
•    Dr. Edgar Torriente.
•    Dr. Roberto Será.
•    Dr. Rayza Rabéelo.
•    Dr. Gonzalo Agüero.
•    Dra. Ma Teresa Romero.
•    Dra. Josefina Suárez Conde.
•    Dr. Jorge la O.
•    Dr. Abel Hidalgo.
•    Dr. Itsven Hernández
•    Dra. Dianelys O. Avalo Fernández.
•    Dra. Lipsy Sulema González Hernández.

El policlínico ya con más organización y recursos (empleados, oficinistas, más médicos, enfermeras y auxiliares) comenzó a funcionar como Policlínico Comunitario en el año.
Debido a la división Político administrativa se gestionó con la ayuda del PCC y el Poder  Popular el traslado del Policlínico para el edificio que ocupa el PCC municipal de Managua, antigua sociedad de “Color “denigrante denominación de aquella época, el cual había sido remodelado pero por ser insuficiente para ese nuevo objetivo, durante la dirección de la Dra. Nélida Cruz y con el apoyo del PCC Municipal de Arroyo Naranjo y a través  de los órganos  del Poder Popular (con numerosas dificultades objetivas por lo que resultó demorada e  incompleta dicha obra) al final de 1980 se inauguró, con una nueva Clínica Estomatológica, Dpto. de esterilización, de vacunación y un moderno equipo de rayos x, terminación de la consulta de ginecostetrícia, servicio de Pediatría, así como locales para las oficinas de los distintos Dpto.
Se mejoró el abastecimiento de agua con la construcción de cisternas y motor para subir el agua a los tanques, se adquirió una nueva ambulancia, se instaló el equipo de aire acondicionado para la clínica estomatológica y Rayos X, se aumento las unidades dentales, así como el personal para atención de la misma con más estomatólogos y auxiliares de los mismos.
Se aumenta la plantilla del personal de 11 a su inicio a 83 actualmente: J´ Personal, auxiliares generales, personal de Estadísticas, J´ Enfermerías, Enfermeras auxiliares, laboratoristas, técnicos de rayos x, enfermeras encuestadora, trabajadora social psicólogo, recepcionista, personal de oficina, empleados de mantenimientos responsables de almacén y esterilización, personal de la cruz roja, trabajadores de saneamiento, se cuenta con brigadistas voluntarias adiestradas para labores del terreno.
Persisten algunas dificultades con el drenaje de agua por no existir alcantarillado en la población, produciéndose filtraciones en la fosa.
Igualmente por la carencia de transporte para las labores de enfermería del terreno.
No obstante todo lo anterior expuesto podemos señalar que se ha mejorado grandemente nuestro servicio de salud pública a la población, gracias al buen funcionamiento a la dirección en el cumplimiento de los programas básico, destacándose esto extraordinariamente bajo la dirección del compañero Daniel López Velarde, al funcionamiento de la Sección Sindical y de la Actitud de todo el colectivo con el apoyo del núcleo del PCC y del Comité de Base de la UJC, con lo que se ha logrado notable reducción de la  mortalidad infantil al 0 %  la optimización del trato a los paciente y a familiares, mejor Inter., relación hospital-policlínico.
Existe mejor disciplina y aprovechamiento de la jornada laboral, así como continúa la lucha por lograr más conciencia y responsabilidad en los compañero, mayor superación técnica y cultural el personal, no existiendo problemas de baja escolaridad, salvo caos por incapacidad. No existen problemas religiosos de importancia.
Igualmente existen mayor coordinación e Inter. Relación con el PCC, los organismos de masa, así como el Poder Popular, en la micro emulación Inter.-policlínico mantenemos un lugar destacado, siendo nuestro centro declarado Moncadista desde 1974.
Se declara Colectivo Moral el 23 de Enero del 2009 como premio al esfuerzo y sacrificio de sus trabajadores y los resultados positivos de trabajo de la institución.
Así finalizamos la historia de nuestro nacimiento, pero se abran las páginas de futuros triunfos en todos los aspectos evaluables para el hombre de nueva sociedad, en nuestra patria socialista en donde dijera el Ché” Más vale la vida de un ser humano, que todas las riquezas del mundo”.

Filed under Temas by on #