90 años de consagración y entrega

foto1  Por: MsC. Olga Lydia Paz Figueroa

Una cubana de pura cepa, la Dra. Elsa Hilaria Gutiérrez Baró arriba a la novena década de existencia con innumerables misiones cumplidas. Distinguida por su excepcionalidad como ser humano y grandeza de corazón, rebasa los límites de su hogar, Cuba y su gente.

foto2Para homenajearla en su onomástico la Federación Estudiantil Universitaria y el Grupo de la Asociación de Pedagogos de la Facultad de Ciencias Médicas “Manuel Fajardo”, de conjunto con la Editorial de la Mujer y la Federación de Mujeres Cubanas se dieron cita este 20 de octubre en su hogar.

Reinó la alegría, el entusiasmo y el espíritu de rebeldía que siempre acompaña a esta bella cubana que con sencillez y humildad recuerda su accionar como fundadora de las Escuelas de corte y costura “Ana Betancourt”, la dirección de la Editorial de la Mujer, las misiones internacionalistas y su quehacer cotidiano como profesora del claustro de Educación Médica.

foto3Inmenso legado como educadora social la hacen aún dinámica y joven como los profesionales que beben de ella la sabiduría, la nobleza y la lealtad a la Revolución, con sus 90 años de consagración y entrega.