Che siempre

foto1 Coloquio y cantata para uno de los grandes entre los grandes, Ernesto Guevara de la Serna, coincidiendo con el 41 aniversario del macabro sabotaje a un avión cubano, consumado en 1976, convocó este 6 de octubre a la comunidad universitaria de la Facultad “Manuel Fajardo”, perteneciente a la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

Nutrida participación de estudiantes y profesores respondieron a la convocatoria y profundizaron en el conocimiento de la vida, obra y pensamiento del Che, con tres ponencias presentadas por miembros de la cátedra honorífica: El estudiante de Medicina Ernesto Guevara de la Serna, El cohesor de la Revolución, la Medicina y la Sociedad y El Hombre de Talla Universal que trasciende.

foto2Los cortos de videos rememoraron momentos tristes vividos por la nación, uno de ellos donde el invicto Comandante en Jefe Fidel Castro manifestó el sentir de un pueblo que nuevamente acoge en su seno al Che a 30 años de su desaparición física, al expresar: “…gracias Che por tu historia, tu vida y tu ejemplo, gracias por venir a reforzarnos en esta difícil lucha que estamos librando hoy para salvar las ideas por las cuales tanto luchaste, para salvar la revolución, la patria y las conquistas del socialismo…”

En la cita vespertina, poemas dedicados a las víctimas de Barbados y al Che fueron declamados y cantados en voz de los estudiantes de la FEU y profesores: “A las víctimas del criminal sabotaje a un avión cubano el 6 de octubre de 1976”, “Canción antigua a Che Guevara”, “A los Héroes”, “América te hablo de Ernesto”, “Canción del hombre nuevo”, “Si el poeta eres tú”, “Zamba al Che”, “Son los sueños todavía” y “Comandante Che Guevara”.

foto3Como colofón del encuentro se presentaron los últimos momentos vividos por el Che, las desgarradoras imágenes tras su vil asesinato, y otras que mostraban el símbolo que nace, desde el mismo momento de su muerte, entre naciones y pueblos de esta humanidad que “ha dicho basta y ha echado a andar”.

Cargada de sentimientos sublimes, la tarde evidenció que su estatura mítica a 50 años de su vil asesinato, no ha dejado de crecer, se ha convertido en patrimonio universal en la lucha del hombre por su redención definitiva, y en uno de los símbolos más estremecedores que ha aportado la cultura occidental a la civilización humana, así como la identificación de las actuales generaciones con su paradigmática existencia, asegurándonos que habrá Che siempre.