Historia de la ELAM

Desde el año 1959, con el triunfo de la Revolución, en Cuba ha existido una alta sensibilidad por la salud pública. Esta preocupación ha estado acompañada por una ética solidaria de ayuda y colaboración con los países más pobres y necesitados de todos los continentes. La cooperación cubana en salud se inició en el año 1963 por Argelia (África), históricamente más de 130 mil cooperantes cubanos han prestado servicios en 104 países; en la actualidad hay másde 50 000 cooperantes en 100 países, de ellos 30 000son médicos. Asimismo se han formado a lo largo de estos años más de 49 000 médicos, de ellos 24 486 son del Proyecto ELAM, procedentes 84  naciones, y los profesores cubanos han organizado e inaugurado 12 facultades de medicina, fundamentalmente en países africanos, donde  se forman cientos de médicos.

 El desastre provocado por los huracanes Mitch y George en 1998, que afectó a los países centroamericanos y caribeños, ocasionando la pérdida irreparable de miles de vidas, tuvo la respuesta cubana  de concebir un Programa Integral de Salud, proyecto de cooperación que conllevó al envío de brigadas compuestas por médicos, enfermeros y otros trabajadores de la salud a los lugares más afectados y apartados de esos territorios.

 Es precisamente en ese contexto que el presidente cubano, Fidel Castro Ruz, concibió la creación de la ESCUELA LATINOAMERICANA DE MEDICINA (ELAM), para formar gratuitamente como médicos a jóvenes de esos países. En su mayoría los estudiantes provienen de familias humildes, de bajos recursos y de lugares apartados; están representados más de 100 grupos étnicos. En esta diversidad radica la fortaleza de la unidad cultural de este proyecto.

En la actualidad integran este proyecto 117 países de prácticamente de todos los continentes, distribuidos en los diferentes años y facultades de todas las provincias del país.

Se han graduado hasta la fecha más de 25 mil médicos de 84 países.

Los resultados obtenidos en la formación académica e integral de los médicos en la ELAM  es muy buena, habiendo alcanzado éstos una competencia acorde a su desempeño. El impacto de los egresados, tanto en sus países, como en Cuba lo catalogamos de positivo; en la actualidad se encuentran haciendo la residencia en MGI, y Otras Especialidades más de 3 000 de diferentes  nacionalidades.