Bayate triunfa

imagen 3 Residir en una comunidad como Bayate, escenario del reinicio de las luchas por la independencia, es motivo de compromiso y acción. Así lo asevera Serafín Díaz Villavicencio, delegado de la circunscripción 68, de esa zona, quien orgulloso habla de cuánto se ha hecho en la comunidad para el beneficio de los lugareños.

“Todos nos involucramos en las principales transformaciones: a reparar y dar mantenimiento a la bodega, a la sala de televisión, al consultorio del médico de la familia y la escuela.

“Esta se remodeló en tiempo récord con motivo de los 122 años de la efeméride del 24 de Febrero: niños, padres, maestros cooperaron y hoy luce más bonita hasta con los paneles solares.

“El grupo electrógeno brinda electricidad a las familias, algunas horas  en cada jornada,  poco, pero vamos resolviendo”, comenta Díaz Villavicencio.

Igualmente, el delegado de Bayate expresa  que hoy lo ocupa y preocupa “el deficiente abasto de agua aquí y en Regal, asimismo el arreglo del camino. También el fortalecimiento del grupo de trabajo comunitario y las tareas de prevención”.

La sala de televisión es el centro del barrio, que pertenece al consejo popular de Cayo Espino.

Aunque el colectivo de la escuela Elías Zaldívar “pone lo suyo”, es en aquella donde toda la familia se reúne para disfrutar de audiovisuales y otras propuestas.

Vladimir Gómez Llorente, coordinador de la sala, dice: “Abrimos las puertas en los horarios de la tarde para que los niños, jóvenes y adultos acudan a ver la Mesa Redonda, el noticiero y hasta la novela.

“Además visualizamos documentales de los más variados cortes, con énfasis en los históricos y científico-técnicos”.

La salud es otro de los orgullos en Bayate, porque en el intrincado paraje, un consagrado quehacer mantiene en cero los números de la mortalidad infantil y materna, y satisfactorios resultados en otros indicadores del sistema sanitario.

Hace medio año, el doctor Adrián Páez Batista se desempeña como   médico del consultorio 631 y agradece el confort que exhibe el edificio, luego de un proceso capital de reparación “que hoy nos permite ofrecer un servicio de mayor calidad.

“Tenemos 382 pacientes, y los mayores riesgos están asociados a la leptospirosis, al ser esta una comunidad eminentemente agrícola y hacia ahí dirigimos los mayores esfuerzos en la promoción y prevención de salud, además, atendemos a un grupo de embarazadas, lactantes, personas con hipertensión arterial y adultos mayores”.

Isblanis Milanés Toledano y Yanelis Rivero Sánchez, constituyen “la mano derecha” del doctor Páez Batista: son las enfermeras del consultorio, las que, junto a la técnica de control de vectores, completan el grupo básico de trabajo.

Milanés Toledano explica que disfruta mucho “conversar con las familias, hablarles de la importancia de prevenir las enfermedades. Aquí lideramos charlas e intercambios sobre cualquier tema. Me gusta ayudar a las personas”.

Rivero Sánchez comparte el criterio de su colega y asevera: “Lo que más recompensa es la sonrisa de un niño y el cariño de los pacientes por el mejoramiento de sus males. Sí, soy muy feliz con mi profesión”.

Visitar la comunidad rural de Bayate, escenario donde el Mayor General Bartolomé Masó reinició las luchas por la independencia, es respirar un soplo de patriotismo y de Revolución.

Allí su gente, personas sencillas y atentas, sienten el placer de residir en un espacio que compromete y convoca, y desde el cual ellos avanzan y triunfan.

 

Actualización

28 de Febrero 2017